El pan ha sido un elemento perturbador de la paz social en la Historia. Las revueltas del pan, llamadas así por la subida de los precios tras una serie de malas cosechas (crisis de subsistencia), fueron causa de revueltas, inestabilidad y hasta de revoluciones. La película Esquilache contextualiza esta realidad.