A nadie le amarga un dulce, y mucho menos si se trata de un crepe. Esta delicia de la cocina francesa es una tortilla de harina, que puede ser tanto dulce como salada, y se puede tomar a cualquier en el desayuno, la merienda o para cenar. La clave está en comerlos calientes, recién salidos de la sartén. 

A continuación te proponemos una sencilla receta para que deleites a tus invitados con unos esponjosos y suaves crepes.

Ingredientes para 2 personas (8 crepes):

  • 250 gramos de harina
  • 4 huevos
  • Medio litro de leche entera
  • 50 gramos de mantequilla
  • 10 gramos de azúcar y pellizco de sal


Preparación

  1. En primer lugar, ponemos los 250 gramos de harina en un recipiente y vamos añadiendo poco a poco la leche, los huevos, el azúcar y la sal. Batimos todo hasta que quede una masa fina, no espesa.
  2. Dejamos reposar la mezcla de nuestros crepes unos cinco minutos. A continuación, cogemos una sartén y la untamos con mantequilla (otra opción es usar tocino o manteca de cerdo).
  3. Entonces, calentamos la sartén a fuego medio y con un cazo sopero echamos el primer crepe en la sartén repartiendo bien la masa para que ocupe toda la base.
  4. A fuego suave dejamos que se dore durante un minuto y con la ayuda de una espátula (o con los dedos, pero con cuidado de no quemarse) le damos la vuelta para dorar la otra cara. Con cada crepe deberemos engrasar la sartén de nuevo para evitar que se pegue.

Crepes rellenos

Las variedades para rellenar los crepes son infinitas, por lo que nosotros nos hemos centrado en siete de ellas. Apúntate las siguientes sugerencias:

Crepes de fresas y nata

Crepes de naranja y canela

Crepes de Nutela y plátano

Crepes de crema pastelera y frutos del bosque

Crepes de plátano y caramelo

Crepes de manzana con canela

Crepes de pollo y champiñones

Te puede interesar: