Hoy os traemos, en nuestra sección de recetas de Alicante, uno de los dulces alicantinos más conocidos: los buñuelos de calabaza. Una receta dulce tan simple como deliciosa, de la cual existen múltiples variaciones a lo largo de la provincia de Alicante y la de Valencia, y cuya clave está en la combinación de unos pocos ingredientes junto a un aceite a la temperatura adecuada. Se trata de un plato dulce tradicional que, para disfrute de los más golosos, se prepara en diferentes épocas del año dependiendo del pueblo en el que preguntes: cuando se acerca San José, en Pascua y en Santos.

Son muchas las confiterías de pequeños pueblos del interior las que elaboran estos buñuelos de manera artesanal, así que sean comprados o hechos por uno mismo, disfrutarlos es obligado. Aunque es en marzo cuando más se toman, nunca está de más saber hacerlos para tomarlos cuando uno quiera. Además, su base de calabaza lo convierte en una receta muy adecuada para el otoño. Y es que a nadie le amarga un dulce, sea en la época del año que sea.

 

Ingredientes para preparar buñuelos de calabaza:

  • 500 gr de calabaza
  • 1 kg de harina
  • 50 gr de levadura de panadería o fresca.
  • 2 huevos
  • 400 gr de azúcar
  • Aceite

¿Cómo hacer buñuelos de calabaza? Te lo explicamos paso a paso

  1. El primer paso es hervir la calabaza hasta que su textura quede a punto para elaborar un puré. Se escurre y se dejarla enfriar, reservando el agua sobrante para más tarde.
  2. Después añadimos los huevos, la levadura y el azúcar a la calabaza y lo amasamos o trituramos con la batidora.
  3. En tercer lugar añadimos la harina y el agua de la cocción a la mezcla y removemos hasta conseguir una masa sólida. Dejaremos reposar esta masa durante 2 horas en un sitio cálido, hasta que se triplique su volumen.
  4. Cuando la masa haya reposado y fermentado suficiente, calentamos el aceite en una sartén honda y, mientras tanto, con ayuda de nuestras manos o de una buñuelera damos forma a los buñuelos que freiremos cuando el aceite esté muy caliente.
  5. Dejamos enfriar los buñuelos.
  6. Una vez fritos se pueden untar en azúcar o miel y se pueden servir acompañados de café o chocolate.

Te puede interesar:

Un truco: Para que la masa no se nos pegue en los dedos, podemos aceitar nuestras manos de vez en cuando.