Llega el frío y empieza la época de castañas. Esta es una muy buena noticia para los amantes de este fruto que disfrutan comiéndolo y calentándose las manos con ellas. Pero tal y como se presenta la factura de la luz, hay veces que nos pensamos muy mucho encender el horno para disfrutar de las ricas castañas.

Por eso te traemos un truco para que puedas cocinarlas sin tener que encender el horno: puedes utilizar el microondas. Eso sí, tienes que tener mucho cuidado a la hora de usar este electrodoméstico ya que puede generar mucho vapor que puede averiar el microondas y si te pasas con el tiempo se te pueden quemar. Así que las dos recomendaciones principales para asar castañas en el microondas es que no pongas mucha cantidad (aproximadamente una docena) y que las vayas controlando cada poco tiempo.

Castañas al microondas | Cómo asar castañas en casa Pixabay

También es fundamental conocer la potencia de tu microondas para no quemarlas o dejarlas crudas. Si tienes un electrodoméstico con 1.000 vatios de potencia con dos minutos será suficiente para asar tus castañas. Si es de 800 déjalas medio minuto más. Estos tiempos son aproximados y, como te decíamos, lo mejor es ir controlándolas y ampliando el tiempo, en caso necesario, en intervalos cortos (unos 30 segundos).

El truco para saber si están listas es ver que la parte interior de la castaña se despega fácilmente.

Cómo asar castañas en el microondas

Lo fundamental es hacer bien el corte, ya que si no corres el riesgo de que estallen. Si no tienes unas tenazas especiales puedes hacerlo con un cuchillo, mejor si es de sierra para evitar cortarte, ya que lo importante es que el corte sea tan profundo que llegue a cortar las dos pieles de la castaña, la exterior y la interior. El corte debe ser sólo por una de las partes. Hay gente que en vez de hacerle un corte prefiere quitar una pequeña parte de las castañas para asegurarse de que se hacen correctamente por dentro.

Te puede interesar:

Ahora que ya las has cortado, coge un recipiente apto para microondas y colócalas. Como antes te decíamos, no te excedas en el número porque soltarán mucho vapor y no conseguirás que se hagan correctamente. Si tienes muchas lo mejor es que las hagas en varias tandas.

Cuando ya las tengas listas abre y coge y el bol con cuidado de no quemarte y echa por encima un poco de sal gruesa. Déjalas enfriar un poco y…¡a disfrutar”