Todo el mundo conoce Benidorm. Su skyline, sus playas y su ambiente cosmopolita son internacionalmente conocidos. Sin embargo, la capital de la Costa Blanca cuenta con muchos más atractivos. En concreto hemos seleccionado tres que no puedes perderte si quieres disfrutar de un día especial en Benidorm.

Recorre el casco antiguo de Benidorm

Visitar el casco antiguo de Benidorm es una manera ideal de comenzar la ruta por la ciudad. Recorre sus pequeñas callejuelas y no te pierdas la Iglesia de San Jaime y Santa Ana, donde se encuentra la Virgen del Sufragio.

Las playas de Benidorm son una de las imágenes más conocidas. David Revenga

Muy cerca de la iglesia se encuentra el mirador de Sant Jaume, con unas espectaculares vistas sobre la playa de Levante. Sigue subiendo un poco más y recorre la plaza Castelar primero y la de Santa Ana después. Allí podrás fotografiarte con cuatro grandes cañones de hierro. La plaza del Castillo y el Balcón del Mediterráneo son los dos siguientes enclaves que no puedes perderte en tu visita.

Asómate al mar desde el Balcón del Mediterráneo

El Balcón del Mediterráneo es uno de los lugares más emblemáticos y mágicos de la ciudad. Se trata de una pequeña plaza situada justo encima de un acantilado y en medio de las playas de Poniente y Levante. Su estratégica ubicación te permitirá tener una visión completa de las dos zonas y, por supuesto, del mar.

El Balcón del Mediterráneo es uno de los lugares más mágicos de la ciudad. INFORMACIÓN

Para llegar hasta aquí debes bajar unas escaleras que parten desde la Plaza del Castillo. Aunque es uno de los lugares más visitados de la ciudad y en el que siempre hay gente, siempre podrás encontrar un hueco para fotografiarte con el inconfundible skyline de fondo. A primera hora de la mañana o al atardecer, la luz es espectacular y tus fotografías quedarán perfectas.

No te vayas de Benidorm sin visitar el Mirador de La Cruz

Una vez hayas pateado bien el centro y las playas de Benidorm, no puedes marcharte de la ciudad sin visitar el Mirador de La Cruz. Se encuentra situado en lo más alto del Parque Natural de Serra Gelada y desde allí tendrás las mejores panorámicas del municipio.

Mirador de la Cruz de Benidorm David Revenga

El mejor momento del día para visitarlo es el atardecer así que aprovecha la tarde para subir hasta aquí y disfrutar de una de las puestas de sol más bonitas de la provincia. Puedes llegar hasta allí caminando una media hora desde el rincón de Loix o en coche, ya que la zona cuenta con un aparcamiento.

Una vez arriba, además de disfrutar de las magníficas vistas, también podrás observar la gran cruz que preside el lugar y que fue colocada en los años 60 por los frailes franciscanos.