Melyssa Pinto y Tom Brusse se han convertido en la pareja más popular de 'La isla de las tentaciones'. Y es que el programa de Telecinco continúa batiendo récords de audiencia poniendo a prueba a la pareja que se conoció en 'Mujeres, hombres y viceversa (MHYV)' y con momentos como el de "¡Tom Brusse, eres un desgraciado!" que ya se ha convertido en el nuevo "¡Estefaníaaa!" de la segunda edición del 'reality show'.

El acercamiento del empresario marroquí con Sandra, una de las tentadoras de 'Villa Montaña', fue el desencadenante de que Melyssa se saltase las normas del concurso y huyese hacia la localización para reencontrarse con su novio. La joven le recriminó que le había destrozado la vida y le dijo que era un "desgraciado": "Jamás me vuelves a ver en la vida. ¿Ves mi cara? He pasado 48 horas sin dormir". "Tú ya no eres mi novio", sentenció.

Tras la bronca de Melyssa a Tom, lejos de hacerle reflexionar sobre actitud, el joven decidió besar a Sandra durante una de las fiestas en la villa. La complicidad entre la nueva pareja ha llegado hasta tal punto que incluso llegaron a mantener relaciones sexuales en el programa emitido este miércoles.

No obstante, Nathalie Brusse, la tía de Tom, ha desvelado en el debate de 'La isla de las tentaciones', presentado por Carlos Sobera, un detalle de la discusión en el que pocos habían puesto atención. Y es que Melyssa Pinto acusó a su novio en varias ocasiones de ser un "hijo de...". Un insulto que, según señala, es especialmente doloroso para el empresario dado que perdió a su madre con 18 años. "Ella sabía que insultar reiteradamente de esa forma a Tom le hace daño al corazón. Es muy doloroso para la familia", afirmó Nathalie durante el programa.

Fotograma de 'La isla de las tentaciones'.

Por su parte, el presentador no dudó en dar su punto de vista sobre la discusión: "Yo te digo una cosa también. Normalmente la gente que expresa esos insultos no piensa en la madre de nadie. Es una frase hecha, algo desagradable e inapropiado, pero tampoco va con otras intenciones". "Puedes tener razón, pero cuando lo dices una, dos y veinte veces, duele", contestó la tía de Tom Brusse.