Natalia Verbeke ha sido la última invitada en visitar 'El hormiguero' y, durante su divertida charla con Pablo Motos, la actriz ha desvelado que tiene una sorprendente "obsesión". Y es que, tan concienzuda es a la hora de preparar sus personajes que cuando se mete en un papel lo primero que hace es imaginarse cómo huele, buscarle un perfume y adjudicárselo al personaje mientras dure su interpretación.

"Es una manía nivel top enfermo que consiste en que cuando empiezo a crear un personaje me obsesiono y pienso el olor que tendría, y hasta que no lo encuentro no puedo sentir al personaje", ha confesado, asegurando entre risas que las dependientas de las perfumerías deben estar "hartas" de sus visitas periódicas a la búsqueda de un perfume concreto que, aunque no pueda explicar, tiene claro desde que lee el guión de la serie, obra teatral o película que esté preparando en ese momento.

Una "obsesión" gracias a la que atesora una impresionante colección de "más de 100 perfumes" en su casa y que, en cierto modo, ha "contagiado" a su pareja, Marcos Poggi. Y es que, mientras interpreta al personaje, huele a él; pero "cuando termino un personaje, "dejo de utilizar el que elegí y nunca más lo vuelvo a usar".

Su chico, sin llegar a su nivel, ya usa 7 tipos de perfumes distintos - según el día - algo que también le pasa a Natalia. Y es que, lejos de perfumarse sólo cuando trabaja, la actriz ha revelado que en su día a día también cambia de olor en función de su estado anímico. "Si me equivoco de perfume el día es horrible, por lo que tengo hasta que ducharme para ponerme el adecuado", ha asegurado ante un Pablo Motos que no daba crédito a la confesión de la argentina.

En un gran momento tanto personal como profesional, Verbeke , de 45 años, estrena este jueves en Antena 3 la serie 'El nudo', un thriller protagonizado - además de por la argentina - por Oriol Tarrasón, Cristina Plazas y Miquel Fernández, que nos dejará pegados a la televisión por su apasionante trama sobre dos parejas unidas por su destino y por un extraño accidente.

Centrada en su hija Chiara, de 3 años, y enamoradísima del exjugador de rugby Marcos Poggi, a quien conoció en 2015, Natalia no se plantea, por el momento, pasar por el altar con el deportista.