La aventura en el Barco Encallado de 'Supervivientes' está siendo una auténtica tortura para Alexia Rivas. La concursante del reality de Telecinco lleva casi dos semanas viviendo en dicho barco junto a su grupo a pesar de sufrir fuertes mareos, vómitos y perder completamente el apetito.

"Llevaba 24 horas sin comer, me comí unos garbanzos y me sentaron raros. Lo eché todo. Me mareo constantemente y lo estoy pasando mal", expresaba la participante, que afirmaba: "He comido de todo y no lo digiero". La periodista destacaba la gran "ilusión" con la que había empezado la aventura, "pero mejor que yo no sabe nadie cómo me encuentro que es fatal".

"Llegué a la isla muy baja de peso, con 43 kilos", reconocía ella. Por su parte, Jordi González quiso tranquilizar a los espectadores y a la propia concursante: "Los médicos te están haciendo un seguimiento. Si lo considera el equipo te apartará de la convivencia, pero en ningún caso del programa. Te pido que te animes, que saques fuerzas, que es un bache difícil, un concurso de extrema dificultad". Ella en cambio hacía hincapié en que no era una cuestión de ánimo, sino de salud.

Te puede interesar:

El verdadero problema llegó cuando el concurso ofreció a Alexia la posibilidad de comer ante su débil estado. "Dice el equipo médico que si quieres mejorarte tienes que comer", le comunicó Lara Álvarez, que le ofrecía una buena porción de pizza: "Tienes 7 minutos de tiempo para comértela, pero descontaremos el tiempo que tardes en comértela a los compañeros para hacer la prueba". 

A ella no le hizo ninguna ilusión la idea, ya que afirmaba tener el estómago cerrado. "Es la primera vez en la historia de Supervivientes en la que obligo a alguien a comer", reconocía atónita la presentadora, que le recordaba: "Aunque para ti sea un castigo, el equipo médico dice que te viene muy bien y es necesario para ti". Finalmente Alexia agotó los siete minutos para comérsela y dejó a sus compañeros sin tiempo para la prueba, aunque Álvarez les premiaba con su buena actitud con su compañera y les dejaba hacer el juego.