Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aruser@s

Alfonso Arús.

No sé si los espectadores veteranos habrán caído en la cuenta, pero en cada entrega de Aruser@s caben más imágenes que en una temporada completa de Ole tus vídeos. Me refiero a aquella época en la que hicieron furor las cámaras de vídeo domésticas. La cosa dio tanto de sí que las televisiones autonómicas, vía Forta, organizaron un concurso de máxima audiencia, en la que cada cadena presentaba semanalmente sus vídeos finalistas, protagonizados casi siempre por caídas y resbalones, algunos con puesta en escena incluida. Con estos parcos ingredientes y mucha prosodia por parte de los presentadores autonómicos se llenaban con facilidad noventa minutos de televisión de prime time ciertamente rentables.

En la actualidad, en una sola entrega de Aruser@s, Alfonso Arús es capaz de introducir entre las siete y media y las once de la mañana más vídeos de cuantos acogía una temporada completa del programa de marras de hace treinta años. Con la particularidad de que los tertulianos del programa no dejan títere con bola, y comentan cualquier tema con una naturalidad impensable hace años. Qué ingenuos éramos hace tres décadas.

Asistir a una jornada completa de Aruser@s, lejos de ser agotador para nuestra retina, supone una inmersión en el descacharrante mundo en que vivimos. Bien mirado, una cura de humildad sobre lo pequeños que somos en medio de una naturaleza salvaje que puede convertirnos en fosfatina en cualquier momento. En medio de una sociedad agresiva que no para de asestarse zascas de los que no se libran ni los más endiosados.

Y todo ello envuelto en un clima sanísimo donde predomina el sentido del humor, sin el que sería casi imposible afrontar un mundo y una vida tan injustos. Aruser@s ya ha alcanzado el 20% de audiencia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats