Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: ¡Mis tetas son mías y mi sexo también! El caso Mariló

El caso Mariló: ¡Mis tetas son mías y mi sexo también!

Han conectado Cristina Pardo e Iñaki López (‘Más vale tarde’, La Sexta) con Mariló Monteroy le han preguntado por esa sentencia que se ha dictado a su favor, que obliga a dos ‘paparazzi’ a pagarle 340.000 euros.

Estamos de acuerdo: es tema. Esta cifra es la mayor multa o indemnización que se ha dictado en España por violación de la intimidad y el honor de una persona. Lo contó con mucha claridad Mariló: perseguida de forma reiterada, le hicieron grabaciones ilegales cuando ella estaba dentro su bungalow en Las Maldivas.

Y lo peor: «Las insinuaciones que se lanzaron porque yo no viajaba con un hombre sino con una mujer, y ahí se pusieron a especular sobre mi condición sexual, que ya sabéis que es anticonstitucional, porque si uno quiere salir del armario, sale, pero nadie te puede obligar».

O sea que lo que nos está diciendo Mariló es que nadie puede inmiscuirse en la intimidad de sus tetas o de su sexo, sin su consentimiento, y mucho menos comerciar con ello. Tiene toda la razón. A pesar de esta sentencia, y vista la variopinta jurisprudencia al respecto, el derecho a la intimidad sigue teniendo aristas vidriosas.

El robo de fotos o grabaciones para la tele, no consentidas, no están penalizadas si la famosa o el famoso está en un lugar público, una calle, una playa, la cubierta de un velero o incluso saliendo de un hospital en estado convaleciente. Hay quien opina que eso de ‘lugar público’ es inconcreto, una especie de patente de corso, que debería revisarse jurídicamente.

Se ha conocido esta sentencia favorable a Mariló al mismo tiempo que otra que afecta al imperio Mediaset: han sido condenados a pagar 180.000 euros a Jesulín de Ubrique y a su esposa Campanario por haber lanzado en sus programas que ese matrimonio estaba roto y que Jesulín ya se consolaba con una amante de repuesto.

A pesar de esta penalización, Mediaset ha corregido mucho los tiempos en que le llovían demandas millonarias todos los meses. Lo resolvió metiendo a los famosos en nómina. Es decir, pusieron en marcha un silogismo tremendo: te pondremos a parir, te rajaremos en canal vestida o en pelotas, te haremos la autopsia en vida y sin anestesia, pero no nos podrás demandar porque te meteremos en nómina y te llevarás una pasta estupenda. ¡Ahh! El hambre es tan enorme que hay cola de famosas, famosillos y famosetes a las puertas de ese imperio.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats