Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Series

'The Witcher: El origen de la sangre': así no se construye un universo duradero

Esta precuela del fenómeno de fantasía anda sobrada de personajes y explicaciones, que no de diversiones ni emociones

Michelle Yeoh (Scían) en ’The Witcher: El origen de la sangre’.

The Witcher: El origen de la sangre ★★

Creadores: Declan de Barra y Lauren Schmidt Hissrich

Dirección:  Sarah O'Gorman y Vicky Jewson

Reparto: Michelle Yeoh, Lenny Henry, Sophia Brown, Nathaniel Curtis

Países: Estados Unidos y Polonia

Duración:  50 min. aprox. (4 episodios)

Año: 2022

Género: Fantasía

Estreno:  25 de diciembre de 2022 (Netflix)

Cada nueva escisión de la franquicia 'The Witcher' invita a pensar que la primera temporada de la serie madre fue un espejismo y no, no se volverán a repetir la magia, ni la autoironía, ni el poder telúrico de las imágenes, ni la desprejuiciada sensualidad. Por no repetirse, en su tercera temporada ni siquiera se repetirá el protagonismo de Henry Cavill como Geralt de Rivia, el desabrido brujo convertido a su pesar en protector de la princesa Ciri (grande también Freya Allan). Aunque finalmente Cavill tampoco volverá a ser Superman de inmediato, Liam Hemsworth seguirá siendo su sustituto, en un giro que rebaja el promedio general de carisma. 

Antes nos toca enfrentarnos, sea como sea, a 'The Witcher: El origen de la sangre', que es a la saga basada en Sapkowski lo que 'La Casa del Dragón' y 'Los anillos de poder' a otras franquicias de alta fantasía: una precuela situada mucho tiempo atrás, creada con la intención de cubrir supuestas lagunas e hilar fino en la exploración de un folclore expansivo. Con la serie tolkieniana tiene todavía más en común: repiten el actor Lenny Henry (allí el peloso Sadoc, aquí el jefe druida Balor) o el compositor Bear McCreary, que de nuevo demuestra una intuición melódica a prueba de maleficios. 

Siguiendo el espíritu de la primera serie, 'El origen de la sangre' se presenta como un tributo a las historias, al acto de narrarlas. (Y, superficialmente, como reflexión sobre el poder que confiere a nivel político ser capaz de controlar un relato). Toda la narración se enmarca en el encuentro, en la línea temporal de 'The Witcher', entre el bardo Jaskier (Joey Batey) y la autodenominada narradora Seanchaí (Minnie Driver), viajera del tiempo y el espacio en busca de historias para resucitar cuando el mundo (o un mundo) lo requiera. 

Como los afrentados elfos scoia'tael necesitan inspiración, empezamos a escuchar la historia de siete guerreros dispares que se unieron para luchar contra el Imperio Dorado: el eterno retorno a 'Los siete samuráis', ahora con el Continente de Sapkowski como paisaje. En última instancia, se trata de aprender cómo trajeron humanos y monstruos al mundo a través de la famosa Conjunción de las Esferas, y cómo crearon el primer prototipo de brujo

Este clásico relato de formación de grupo arranca con el hermanamiento, a causa de una guerra inesperada, de miembros de clanes rivales: la Alondra (Sophia Brown), del Clan del Cuervo, exguardaespaldas de la familia real pryshiana que pasó a convertirse en barda errante, y Fjall del Clan del Perro (Laurence O'Fuarain), desterrado de los suyos por acostarse con la princesa Merwyn (Mirren Mack). A ellos se van sumando Scían (Michelle Yeoh, acabando su gran 2022 en anticlímax), última de la nómada Tribu Fantasma; el Hermano Muerte (Huw Novelli), guerrero de pasado turbulento; los magos mellizos Zacaré (Lizzie Annis) y Syndril (Zach Wyatt), y la enana Meldof (Francesca Mills), siempre bien acompañada por un martillo llamado Gwen. 

Siete héroes de historial tan diverso, más sus históricos hitos, no son poco material para una serie de solo cuatro episodios; en un primer momento iban a ser seis. Y en el proceso de aglutinarlo todo, el equipo liderado por Declan de Barra (ya guionista ¡y cantante! en 'The Witcher') apuesta antes por la (sobre)información que por la acción o la emoción. 'El origen de la sangre' tiene algo de redundante pero también confusa 'wiki' de fans puesta en imágenes. Y cuando llega el momento de la verdad, todo parece apresurado e inacabado. Así no se construye un universo duradero. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats