Leo en INFORMACION ( 20/7/12) una esquela. El 18 de julio (quién se lo iba a decir, por aquello de sus tendencias) fallecía Isidoro Martínez Ferry, Isidoro M. Ferry o Isidoro MartínezVela Ferry, como ustedes prefieran. Conocí personalmente a Isidoro cuando le vendí, a finales de los 90, los minicines Astoria de Alicante. Un gran deportista, sobre todo con su amor a la natación y al mar en general, que desde su Barcelona natal se instaló en Benidorm, donde ejerció la exhibición cinematográfica con cines de verano y de invierno en diversas poblaciones de la provincia. Pero solo quiero hablar del Isidoro productor, guionista, cámara, director de fotografía y director de cine.

Antes de ejercer la labor de director, es necesario resaltar su trabajo como ayudante de dirección de grandes superproducciones rodadas en España. En 1955 lo hace como ayudante de Orson Welles en Mr. Arkadin, en donde trabajan el propio Welles, Katina Paxinou, Michael Redgrave, Akim Tamiroff, Mischa Auer y Peter Van Eyck. En 1956 lo hace con dos películas importantes en la historia del cine: Moby Dick, de John Huston, con Gregory Peck y Richard Basehart, y La vuelta al mundo en 80 días de Michael Anderson, una superproducción con Cantinflas, David Niven, Buster Keaton, Frank Sinatra, Shirley McLaine, Marlene Dietrich e incluso Luis Miguel Dominguín. Las escenas rodadas en España fueron aquellas en las que Martínez Ferry fue ayudante de dirección. Al siguiente año, rueda Cervantes en Dénia con Gina Lollobrigida, Horst Bucholz, Paco Rabal y Louis Jourdan, y Orgullo y pasión de Stanley Kramer con Cary Grant, Frank Sinatra y Sofía Loren, impagable como ardiente española. Resultaba muy curioso oír de boca de Isidoro anécdotas sobre el rodaje de algunas de estas películas, en especial de Sofía Loren, así como la manía que tenía Kramer de dinamitar las murallas de Ávila. Yo siempre le decía la suerte de haber rodado con "la Lollo" y "la Loren".

Después de esta etapa, comienza su andadura como director, y lo hace con documentales sobre el deporte, su gran pasión : Un atleta: Manuel Cuadra Salcedo (1958), Blume, campeón de Europa (1958) y Torero (1962). Pero es en 1959 cuando llega a España Marco Ferreri para rodar el guión de Azcona El pisito, con los eternos novios Rodolfo y Petrita, es acreditado como codirector por exigencias legales sindicales de la época, ya que Ferreri tiene la condición de extranjero, aunque es el productor a través de Documento Films. Le seguirá, ya en solitario (aunque en algunos manuales figura la codirección de William Hale), La cara del terror (1962), con Lisa Gaye (hermana de la gran Debra Paget) y Fernando Rey. En 1963, Escala en Hi-fi con Arturo Fernández, Cassen y José Rubio entre otros. La música la puso Waldo de los Ríos en un intento de musical a la española. Rueda otros dos documentales, Algas marinas y su aprovechamiento (1964) y Formación de nadadores (1966). Su último largo como director fue Cruzada en la mar (1968), con guión propio y contando con Pepe Rubio, Patty Shepard y Manuel de Blas. Es curioso, conociendo a Isidoro, que se "embarcara" en un retorno a las delirantes apologías que del triunfo armado franquista perpetró el cine español. Prácticamente no llegó a estrenarse, y es que, francamente, ya no estaban los tiempos. Termina su etapa de director con el documental, En un lugar de Levante en 1970. Como director de fotografía rueda El límite del amor (1976) con Juan Luis Galiardo y Charo López. Típico melodrama erótico de los primeros tiempos del post-franquismo.

Ya afincado en Benidorm se dedica a la exhibición cinematográfica con cines de verano en Benidorm, en su mayoría, los desaparecidos Nereida con dos salas y más tarde multisalas en Finestrat, Torrevieja y Ondara con sus siglas IMF. En Alicante solo tuvo (y tiene) los Astoria en propiedad y durante una corta etapa de la cual servidor siguió de gerente, ya que más tarde desempeñó esa tarea Antonio Mansilla hasta su segundo cierre. D.E.P.