Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Yo creo en las hadas

Me pido una Zambombilla para Reyes. Después de haberla conocido, Barbie, Nancy y cualquier princesa con toda su corte de cualquier país por muy, muy lejano, me parecen unas tristes. Dónde va a parar... Se trata del personaje más maravilloso que he conocido, un hada madrina de nuestro tiempo y todo un ejemplo imaginario de lo más importante: ser auténtico, la mejor lección que se puede extraer de cualquier cuento. Juan Antonio Moreno demostró su maestría en el estreno en Elda de su último trabajo, escrito, dirigido e interpretado por él mismo: «La vida privada de las hadas madrinas». Nos supo a poco. Un guión ágil, divertido, gamberro, tierno, entrañable e inteligente, acompañado de unas innegables dotes de interpretación que dejó al aforo completamente hechizado y clavado en la silla, salvo por la larga ovación que recibió el artista al finalizar su representación. A este eldense le aguarda un magnífico futuro. Su trabajo tiene todos los ingredientes para triunfar y su pueblo ha tenido el privilegio de descubrirlo. Si yo fuera del gremio, fabricaría una muñeca con el nombre de la protagonista. Habría que ponerla de moda porque las hadas sí existen.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats