Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A río revuelto

Remoloneando

Mientras la salud mental es la asignatura pendiente en la sanidad pública de la Comunidad Valenciana por falta de camas en los hospitales, sobrecarga de psiquiatras y psicólogos, listas de espera...; en Alicante hay un hospital construido y amueblado por la Diputación Provincial, que costó 12 millones de euros y está cuatro años cerrado, deteriorándose por la falta de uso. La Diputación comenzó prestando el servicio psiquiátrico hace muchas décadas, cuando a los enfermos mentales se les mal llamaba locos y no había sanidad pública. Actualmente, con un servicio valenciano de salud que depende de la Generalitat, y con la obligación de atender las enfermedades mentales en su cartera de servicios, carece de sentido que una diputación provincial preste un servicio de atención sanitaria y social. Es competencia de las consellerias de Sanidad y de Igualdad. ¿Por qué no se hace cargo el Consell de una vez por todas? Nadie lo explica, ni cuando gobernaba el PP ni cuando gobierna PSOE-Compromís, pero es evidente que algo tiene que ver el dinero que deben destinar a la atención de este tipo de pacientes a quienes los especialistas consideran que no se les dedican los recursos necesarios. Tampoco explica el Consell por qué en València y Castellón se hicieron cargo del servicio de la Diputación y aquí en Alicante siguen remoloneando cuatro años, y hasta la Conselleria de Igualdad se permite el lujo de ni contestar cuando se le requiere para que se ocupe de su parte.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats