Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ramón Pérez

Como decíamos ayer

Ramón Pérez

¿Pura torpeza o algo más?

La noticia ardió por todo el país. Tanto que abrió telediarios la noche del domingo. No era para menos: un club de fútbol, el Valencia -ahí es nada-, vetaba el acceso a aficionados por lugar de nacimiento. En el momento y sin más explicaciones del club che que las de los taquilleros, la decisión sonó a xenofobia. Y así retumbó. Con la perspectiva que da el día después yo abogo por la torpeza de un club dirigido por un señor a miles de kilómetros de Mestalla. Y más aún cuando el filial che saltó al campo con cuatro alicantinos, exactamente los mismos que valencianos. Quizá todo esto sea resultado de uno de los males del fútbol del siglo XXI, donde se miran más las cuentas que la historia o el señorío. No tiene otra explicación el hecho de actuar así ante el Hércules, ¿no?, un club vecino, otrora rival peligroso y que hoy pena en 2ªB. Una vez más la afición quedó por encima de los clubes. Porque no es lo mismo descender que perder la categoría.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats