Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rusia, lista para la guerra cibernética

El Gobierno ruso se desconectará de internet durante un día para probar su proyecto de red independiente

Después de la ofensiva, toca replegarse. Rusia, que ha utilizado los tentáculos de internet para sus ataques cibernéticos, trabaja en su propia red nacional para protegerse de "una ofensiva futura". El Gobierno de Putin consciente de que se avecina una guerra cibernética al haber sido acusado por Estados Unidos, Reino Unido u Holanda, entre otros países, como responsable de numerosos ciberataques: ofensivas digitales contra organismos estatales, compañías y particulares, y ponen como ejemplo la supuesta injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016 a través de campañas de propaganda política -el conocido como caso de Cambridge Analytica-. Rusia domina el ataque, ahora perfecciona su defensa.

El Gobierno de Vladimir Putin trabaja en "RuNet", un sistema de internet independiente a la red global. La idea del Kremlin es desvincularse de la estructura mundial de conexiones en caso de un ataque extranjero y lograr así proteger toda la información sensible de la inteligencia rusa en un sistema propio. Aunque las organizaciones de derechos civiles y expertos ven esto como un intento del Kremlin de limitar las libertades en el ciberespacio, Rusia sigue adelante tomando como modelo el "Gran Cortafuegos de China" (un sistema de filtrado de tráfico que impide navegar libremente por internet).

El proyecto de Putin también contempla que el organismo de las telecomunicaciones ruso, el Roskomnazor, inspeccione el tráfico y bloquee contenido prohibido. Además, los proveedores de internet rusos deben ser capaces de garantizar la independencia de la red en caso de agresión del exterior (para eso tendrían que confeccionar su propia versión del sistema de direcciones de red, conocido como DNS). Todo esto hay que testearlo y, aunque no han concretado la fecha para la "desconexión de prueba", sí está previsto que sea antes del 1 de abril, como se recoge dentro del proyecto de ley "Digital Economy National Program", que debatieron ayer en el parlamento ruso. Aún quedan muchos pasos para dar luz verde al internet ruso y algunos detalles por definir. Por ejemplo, Rusia todavía no ha concretado qué situaciones supondrán una "amenaza" y llevarán al país a desconectarse del internet global.

Sí saben que lo decidirán "los órganos del Estado, los operadores de comunicaciones y los propietarios de las redes tecnológicas", según el senador Andréi Klishas, uno de los autores de proyecto de ley. Mientras, en Estados Unidos, Trump firmó este lunes una nueva orden ejecutiva, llamada "American AI Intitiative" (Iniciativa americana de Inteligencia Artificial) para invertir y dar prioridad a los proyectos destinados a la aplicación y desarrollo de la inteligencia artificial. Estados Unidos no quiere perder su hegemonía en el sector de la tecnología inteligente (tiene más de 2.000 compañías dedicadas al desarrollo de IA y encabeza la lista mundial, seguido de China, con unas 1.000 empresas). Cada país juega sus cartas a la espera de la guerra cibernética.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats