Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lo previsto y lo menos malo

Las elecciones europeas han deparado pocas sorpresas con respecto a las encuestas, en España y en Europa. Según lo previsto, han ganado aquí los socialistas, seguidos de populares y ciudadanos. Por los avances, en la UE, el Partido Popular, seguido de los socialdemócratas. Alguna reflexión particular en el ámbito español: el PP se sostiene y aumenta la diferencia con Cs; UP sube y Vox baja cuatro puntos con respecto a las generales. La coalición de Junqueras gana a la de Puigdemont. Seguramente ambas habrán concitado apoyos en toda España de votantes que juegan en las orillas del sistema. En la UE siguen mandando las fuerzas que han construido la Unión, populares y socialdemócratas, aunque han sufrido un notable descenso de escaños. La novedad es que ahora no podrán decidir por consenso entre ambos, deberán llegar a acuerdos con liberales (Macron formará parte seguramente de ese grupo), con verdes o con alguna otra fuerza. Es muy importante que los antieuropeístas no hayan conseguido una minoría de bloqueo. Europa se enfrenta a retos trascendentales, principalmente en materia de inmigración, potencia investigadora, comercial e industrial, política monetaria, defensa, cambio climático. Europa ha hecho muchas cosas mal, es cierto, por algunas de las cuales pasan factura ahora muchos ciudadanos; pero sin unión supranacional, los estados europeos se convierten en irrelevantes frente a esos desafíos y a EEUU, China y, en la frontera Este, Rusia. De todas formas, y al margen de los acuerdos para el gobierno de la Unión, aún queda por resolver el grave tema del Brexit, y acabar de una vez con el esperpento que representan unos diputados que quieren marchar y acabar con la Unión.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats