Decir que la Sanidad, en Elx, necesita de mayores cuidados parece una obviedad para los que aquí vivimos. Es, junto con la Educación y los Servicios Sociales, un eje fundamental en el Estado del Bienestar.

Es, por tanto, un recurso imprescindible y necesitado de permanente mejora e inversión, tanto en su aspecto preventivo como asistencial, así como, especialmente en recursos humanos e instalaciones adecuadas.

La Sanidad es una competencia autonómica en el País Valenciano. La responsabilidad en su gestión recae en la Consellería de Sanitat y, por extensión, en todo el Consell. En los inicios de nuestra comunidad autónoma se hizo un esfuerzo por mejorar la situación heredada, tanto en personal como en instalaciones, lo que redundó en evidentes mejoras para la población. Lamentablemente, un cambio de políticas a aplicar y una apuesta por potenciar la sanidad privada, mediante conciertos y concesiones, en los que, en muchas ocasiones, se han visto demasiadas «puertas giratorias» entre lo público y lo privado, han afectado negativamente la calidad de la sanidad valenciana. Ello se hizo aún más patente con la llegada del PP al Consell, en 1995.

La realidad actual es muy insatisfactoria todavía. Aunque en 2015 (20 años después), salió el PP del Consell y entró el denominado Botànic, las necesidades en Sanidad están muy lejos de estar resueltas. Y Elx es un ejemplo de ello. Es verdad que, en estos años, se han destinado capítulos a reformas importantes en el Hospital General, que estaba casi para entrar en la UCI por años de dejación, pero también es cierto que no todo está hecho allí ni mucho menos. Y, un problema añadido que, en estos años, ha surgido en nuestro municipio ha sido la división del mismo en áreas de influencia distintas, según se dependa del Hospital General o del Hospital del Vinalopó (hospital público de gestión privada).

Pero si hay un ejemplo de actuación pendiente de Sanidad en Elx podría citarse el tema del segundo centro de salud de Altabix, que daría servicio a este barrio (en constante expansión) así como a San Antón y Los Palmerales. El actual centro, construido hace casi 30 años, tenía asignadas 25.000 cartillas en sus inicios y, ahora, supera las 44.000. Nadie puede negar la necesidad de un segundo centro, en otra zona del barrio, que descongestione el actual y permita ofrecer una atención adecuada a toda la población.

Los colectivos vecinales y sindicatos como CC OO ya se movilizaban en mayo de 2007 para reclamar esta petición. Es una reclamación histórica y necesaria sin atender ya demasiado tiempo. Más recientemente, el 5-5-17, el Ayuntamiento anunciaba que cedía, a la Generalitat, un solar de 4.300 metros cuadrados., para construir un Centro de Salud, ubicado en la calle Alcalde Juan Hernández Rizo, para que atendiera las zonas de Altabix, San Antón y Los Palmerales y recordaba, acertadamente, el alto número de cartillas asignadas al actual, que más que duplicaba la media nacional. Curiosamente, el pasado día 11 de este mes, se anunciaba que el Ayuntamiento modificaría el PGOU para cambiar la calificación del solar, de uso educativo a sanitario-asistencial. Más de dos años después del anuncio se plantea ahora la modificación urbanística. Va todo tan lento que desaguisados como éste ya no tienen ni importancia.

Y es que la propia consellera, Carmen Montón, en visita a Elx el 29-11-17, al ser preguntada por fechas para la construcción del segundo centro de Altabix, reconoció que era necesario pero que no podía dar fechas. Tampoco la nueva consellera, Ana Barceló, se ha comprometido. En estos años sólo nos han dado buenas palabras y que esperemos.

Dentro de poco se iniciará la elaboración de los presupuestos de la Generalitat para 2020. Es de suponer que nuestro cupo de promesas esté cubierto y ya nos toque que este centro, tan necesario para una parte tan importante de la población, pueda ser una realidad. Para ello sería bueno que nuestro alcalde, al igual que ya ha anunciado que va a retomar las negociaciones para que venga la Dama y, estos días, para concretar ésa promesa electoral del Auditorio con la Diputación, también exija en València que la Consellería de Sanitat atienda mejor a Elx en estos temas y aproveche para recordar las inversiones también necesarias en barrios y pedanías, así como la también pendiente remodelación de San Fermín y recursos suficientes en personal, entre otras cuestiones. Es el momento de hacerlo, ahora que se harán los presupuestos, luego sólo quedarían más promesas. Está en juego la salud y el bienestar de mucha gente en todo el municipio.