Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Partimos la Cabalgata?

Por paradójico que parezca, los festeros de Villena votaron en primavera que no querían partir la Cabalgata. La propuesta realizada por la Junta Central de Fiestas era más que sensata: que se celebrase la noche del 6 de septiembre la Cabalgata Cristiana y la noche del 7 la Cabalgata Mora.

Curiosamente, las comparsas del bando moro que desfilan al final de la misma fueron algunas de las que se opusieron al cambio. Aunque en la edición de 2018 lo hicieron entre las 4 y las 6 de la madrugada, acabando una hora antes de que se iniciase la Diana (el desfile duró 8 horas).

La única medida adoptada por el momento ha sido el adelanto horario. La Cabalgata, que en los años 50 se iniciaba a las once de la noche, arrancará este 2019 a las ocho de la tarde. Pero ya se hacen apuestas a propósito de la hora de su final. En principio, la Junta Central de Fiestas se ha comprometido a no modificar el horario ni en 2020 ni en 2021, pero evidentemente el problema va a seguir ahí, y habrá que afrontarlo en el futuro.

Pensemos en las bandas de música que finalizan su recorrido a las 4, a las 5 o a las 6 de la madrugada y cuyos componentes tienen que regresar a sus poblaciones de origen, en muchos casos a incorporarse a una jornada de trabajo. Por otro lado, y es justo reconocerlo, a partir de ciertas horas el público empieza a escasear, y no tiene sentido ofrecer un espectáculo sin espectadores.

La fiesta, no lo olvidemos, es sentimiento y espectáculo. Pero la Cabalgata de Villena es el paradigma del espectáculo en estado puro: más de 15.000 personas entre festeros, boatos y músicos dando lo mejor de sí mismos. ¿No sería más sensato partirla en dos noches con un horario prudencial?

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats