Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Esquivel

Tiene que llover

Francisco Esquivel

Temperatura ambiente

A la cita de abril se llegó con la resurrección ultra, la percepción de que en las urnas también se pasaría de frenada y, pese a auparse hasta donde nunca sus huestes lo habían logrado por este método, se quedó en algo menos de lo barruntado. En la travesía institucional de pocos meses parecía ir deshaciéndose pero la situación explosiva del norte, a la derecha del mapa, ha reavivado la llama y es a la que se aferra el muñidor de esta nueva convocatoria para salirse con la suya. Dentro de la envenenada encrucijada, el en funciones se sobrepasó de palabra con los fiscales, atribuyéndolo tras disculparse a la cantidad de micrófono que lleva entre pecho y espalda y en eso, al menos, le asiste la razón.

Entre entrevistas y actos, el registro fijo que es de récord. No quiero ni pensar el tour que le aguarda como dentro de medio año nos veamos en las mismas, teniendo en cuenta que lo más probable es que pepé y el otro continúen claudicando a las soflamas indignas del caballista y su legión montaraz mientras éstos recogen la siembra de la indignación por una interinidad enfermiza, con la izquierda a su bola y en la que el jaque separatista encuentra campo abonado. Esta vez han sido los fiscales y la próxima chi lo sa porque tal exceso no hay cuerpo que lo resista ni aunque lo que tengas sea un cuerpazo.

Coincidiendo en el tiempo con el estertor, entre otros, del «ahora sí», «por todo lo que nos une», «España en marcha» y «España siempre», miles de científicos de todo el mundo han puesto el grito en cielo al unísono para alertar sobre la emergencia climática a la que nos enfrentamos y la necesidad de tomar medidas si se quiere moderar sus efectos. Para colmo, los expertos señalan que la cuenca mediterránea es la zona cero de esta crisis global porque es donde la temperatura sube más rápido que en el resto del orbe debido a sequías, falta de agua dulce y aumento del nivel del mar. Qué van a contarnos. Dentro del trance al que nos enfrentamos el 10N no es necesario que nos descubran nada ya sobre lo que es el calentamiento.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats