Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Cuarto poder?

Badia no puede con todo

Diez minutos de despiste y desconexión del Elche en plena crecida de Las Palmas en la segunda parte dieron ayer al traste con la gran racha de los franjiverdes, que se fueron al descanso c0n un 2-0 a su favor y vieron cómo los canarios remontaron con talento y les despertaron del sueño de la promoción de ascenso. Sabe especialmente mal esta primera derrota del conjunto ilicitano en los siete últimos partidos por su incapacidad para mantener la ventaja y por la facilidad con que fue desarbolado en el segundo acto. Pero sirve de atenuantes para el equipo de Pacheta que enfrente tuvo al mejor equipo que ha pasado este año por el Martínez Valero, un sólido y brillante Las Palmas que debe luchar por el retorno a Primera, y el descarte a última hora por diferentes molestias físicas de piezas clave en una plantilla muy corta como Nino, Iván Sánchez y Mfulu. Empezó de maravilla el Elche, que volvió a lucir su eficacia con sendos goles en sus dos primeros remates a puerta: el séptimo tanto de Fidel al transformar un penalti y una preciosa «cuchara» de Josan en el «mano a mano» con el portero Vallés tras un gran robo y asistencia de Ramón Folch. No obstante, el resultado era engañoso porque Las Palmas ponía el fútbol, los franjiverdes los goles y su portero las paradas. Enorme un día más Edgar Badia, el portero catalán volvió a ser el mejor de los suyos para desbaratar y casi desesperar a los canarios con media docena de intervenciones de gran mérito. No perdió la fe, ni mucho menos, el grupo de Mel, liderado por futbolistas de una categoría superior como Viera, Pedri, Galarreta o Narváez, a los que ayudó mucho la entrada de Srnic en la segunda parte para percutir por las dos bandas amarillas. Cumplida la hora de partido, Badia no pudo atajar el zurdazo de Ramírez y el Elche se descompuso en un suspiro ante la calidad y el empuje de los visitantes. Lo intentó Pere Milla con dos zurdazos lejanos, pero la suerte ya estaba echada para los de Pacheta, con sólo 16 profesionales en la convocatoria y superados por un rival de alcurnia. A la espera del mercado de invierno, su objetivo no puede ser otro que la salvación. Con altura y dignidad, como hasta ahora.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats