Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vente pa' Madrid

Necesitamos que Greta Thunberg vuelva a España para meternos con ella. Cuando se marchó en diciembre parecía un alivio porque nos librábamos de sus lecciones, pero es que ahora estamos peor. Ahora sabemos que gracias a su presencia la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático de diciembre en Madrid fue más llevadera.

Nos metíamos con ella, hacíamos algún chiste y así teníamos defensa contra todos esos datos apabullantes que indican que las cosas van mal, que tenemos que hacer algo y tenemos que hacerlo ya. Pero es que la COP25 acabó, Greta se marchó y las malas noticias siguen. Y es un problema porque ya no tenemos con quién meternos para disimular. Hace tiempo que los científicos quieren fastidiarnos la fiesta con sus sesudos estudios sobre el impacto del hombre sobre el medio ambiente, pero son inofensivos. Cuanto más pesados se ponen con sus datos largos, aburridos y difíciles de entender, menos caso les hace nadie.

Nadie atiende a los científicos porque ni son famosos ni cantan ni cocinan ni saben gritar "¡Estefaníaaa!" ni les hace caso ningún programa de tele. Solo valen para vender detergente y hacer series de crímenes. Pero desde que son los telediarios quienes se empeñan en dar malas noticias sobre el calentamiento global, la cosa cambia y es más difícil ignorar los avisos. Por eso tiene que volver Greta, para distraer la atención metiéndonos con ella. Como hizo ahí atrás Carmen Lomana, que la llamó "patética" y señaló "la cara de cabreada y perturbada que tiene" así como sus "múltiples problemas psicológicos".

O como hizo Fran Cuesta, ese personaje con más afán de protagonismo que Leticia Sabater. Frank publicó un vídeo interpretando a un "bicho" llamado "Gretus amargatus: un animal que os podéis encontrar en cualquier evento sobre el cambio climático". O Antonio Resines: "A ver, la niña es rara, eso sí, porque tiene un ojo así un poquillo...". ¡Qué gracia y qué arte! Por eso, querida Greta, yo te digo, vente pa' Madrid, porque aquí en Madrid está lo mejor.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats