Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Niños de hoy

Poesías para decir adiós

Escribir poesía siempre me ha supuesto un placer, un reto, una novedad, un juego, una especie de ilusión sencilla. Plasmar en los versos mi sentir, mis afectos y mi manera de ser y de estar, me lleva a atrapar lo que me anda por adentro, a estrujar los sentimientos, a enjugarlos en palabras, a libar mi interior y sacarlo a pasear.

De modo que un buen día, haciendo uso de mi afición poética, empecé a escribirles poemas a los niños que se iban a ir desde mi clase a las escuelas de Primaria. No puedo recordar cuándo ni cómo fue la primera vez, pero sé que surgió como una necesidad. Me costaba dejar de verlos y me sentía mejor si les ponía en las manos este regalo simbólico, estas palabras llenas de vivencias, llenas de ellos mismos, llenas de cariño. Eran poesías regaladas, poesías para decir adiós, poesías de despedida y me brotaban de adentro como una torrentera. Con más alegrías que lágrimas, con más emociones que dudas, con más sentimientos que buenas razones.

Durante un tiempo iba con mi libreta a todas partes, aprovechando los viajes y los ratos de tranquilidad para escribir estos versos cargados de significado y de afecto. Pensaba en un niño o en una niña y me llegaban de inmediato impresiones de sus caras, gestos, o de las complicidades, bromas y palabras que simbolizaban nuestro particular vínculo.

Unas veces el poema salía más descriptivo, otras más metafórico, pero siempre al leerlo el protagonista se hacía presente sin poderlo remediar. De hecho, cuando se los leía por primera vez, les aclaraba que los poemas serían muy distintos entre sí, porque ellos lo eran, y les pedía que me hicieran saber cómo se sentían al escucharlos. Pero generalmente se quedaban sin palabras. Me miraban, sonreían, se tapaban los ojos o los oídos, se ponían colorados, pedían que se los volviera a leer, se emocionaban. Y yo leía entre líneas, entre gestos y entre suspiros que sí que les gustaban, que se sentían identificados y contentos, que les llegaban al corazón.

Aún hoy, si leo algunos de estos poemas, recupero las sensaciones de aquellos momentos. Aún hoy me vienen sus caritas de timidez, de alegría, de perplejidad, de gozo. Aún hoy estos poemas me permiten reconocer y celebrar la realidad de haber sido la maestra de estos niños, de haberme acercado a sus mundos interiores, de haber disfrutado con sus sueños, sus juegos, sus inventos y sus asombrosas particularidades.

Lo cuento porque éste es el modo que yo encontré para hacer durar de alguna forma mi relación con los niños y las niñas que fueron mis alumnos. Al igual que les pedía un pequeño autorretrato para guardar en una caja como si fuera un pétalo de rosa. Pero no es preciso hacerlo de estas particulares maneras, que son las que me identifican a mi. Es cuestión de que cada maestro y cada maestra busquen su propia manera de despedirse de sus alumnos. Da igual que sea con una música, con unas palabras o con un chocolate caliente. Lo que sí que es preciso es dar un final consciente y hermoso al cambio y al adiós. Un final que refleje que el tiempo pasado junto a ellos ha sido un tiempo de relación y de cariño, que nos alegramos de haberles acompañado en sus momentos de crecida y que les deseamos bondades y venturas.

Pero resulta que este curso el virus que nos acecha amenaza con dificultar las despedidas que tantos maestros y maestras podrían hacer a sus alumnos. Así que desde aquí propongo un esfuerzo más, para que no sólo busquemos sendas de encuentro pedagógico, como hemos estado haciendo hasta ahora, sino también de encuentro afectivo, porque es muy importante que cada niño note y sepa que lo estimamos, que lo echamos de menos y que nos disgusta sobremanera no poder verlo, disfrutar de su presencia y darle un beso de adiós antes del verano.

En prosa o en verso, despidámonos de ellos cuando llegue el momento. Y que sea de un modo personal, cálido, amable, único, hermoso.

Juan

Aquí hay un niño de mirar muy brillante

de color de almendrita

de sonrisa galante. Aquí está Juan

Aquí hay un niño de charlar imparable

de sabor milanesa

de pensar impecable. Aquí está Juan

Aquí hay un niño de vocear valiente

de sueños susurrados

de palabras crujientes. Aquí está Juan

Aquí hay un niño de bromear contento

de juegos compartidos

de teatros y cuentos. Aquí está Juan

Aquí hay un niño de correr callejero

de reír con amigos

de bañarse en el Duero. Aquí está Juan

Aquí hay un niño de idear atrevido

de incesantes conquistas

de ombligo divertido. Aquí está Juan

Maia

Luna negra, luna negra

luna de cielos prendidos

la carita de esta niña

esconde sueños perdidos

Luna blanca, luna blanca

luna de cuevas hermosas

la alegría de esta niña

salta en sonrisas preciosas.

Luna negra, luna negra

luna de cielos prendidos

los ojitos de esta niña

se achinan entre suspiros

Luna blanca, luna blanca

luna de cuevas hermosas

la amistad para esta niña

es una cosa valiosa

Luna negra, luna negra

luna de cielos prendidos

las ideas de esta niña

abren lugares dormidos

Luna blanca, luna blanca

luna de cuevas hermosas

se diría que esta niña

es más feliz que una rosa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats