Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Momentos de Alicante

El turismo hace un siglo

A las seis de la mañana del 5 de abril de 1909, un barco ancló en el puerto de Alicante con 240 turistas a bordo, coordinados por el doctor Louis Olivier, director de la Revista General de Ciencias de París. El alcalde alicantino, que sabía con antelación por Olivier de la arribada, envió al muelle para recibir a los turistas a Enrique Carratalá, depositario pagador del ayuntamiento, que hablaba francés.

Eran estos cruceristas franceses «personas ilustradísimas y de buena posición», según contó la prensa de la época, concretamente La Correspondencia de Alicante: «Han recorrido las calles de esta capital admirando los edificios públicos, sacando varias instantáneas. A las dos de la tarde y en un tren especial que bajó al paseo de los Mártires, se han dirigido á la ciudad de las palmas de donde regresarán á las 7 de la noche. En honor á los touristas, el alcalde señor Mauricio, ha ordenado que esta noche se iluminen con focos de luz eléctrica y gas los paseos de los Mártires y Méndez Núñez, la avenida del Doctor Gadea y el parque de Canalejas. También se ha repartido entre los touristas por orden del señor Mauricio 500 opúsculos de propaganda de nuestro clima».

Como vimos la semana pasada, la propaganda del clima alicantino, así como la promoción para convertir la ciudad en residencia invernal de turistas nacionales y extranjeros, comenzó a finales del siglo XIX. En la segunda década del siglo XX esta campaña por promocionar Alicante como residencia de invierno se reavivó con la publicación de trabajos realizados por médicos alicantinos, como Gadea Pro y Formigós.

Entre los meses de mayo y julio de 1914 se celebró en Londres una Exposición Internacional Anglo-Española de Turismo. En noviembre del año anterior, por orden del Comisario Regio de Turismo, en Alicante se constituyó una Junta para la Concurrencia a la Exposición de Turismo de Londres, presidida por el alcalde, con una sección de etnografía.

En abril de 1914 el Ayuntamiento de Alicante acordó constituir una Junta de Fomento del Turismo, para lo que solicitó, a través del negociado de Propaganda del Clima, la colaboración de varias empresas, como la barcelonesa Sociedad de Atracción de Forasteros.

Anuncios en matasellos

En la Gaceta de Madrid del 23 de agosto de 1927 fue publicada la real orden del 17 anterior por la que se regulaba la difusión de anuncios en matasellos de Correos, indicándose que «el coste de los clichés será a cargo de las entidades peticionarias, sin que por ello tengan derecho a exigir un número determinado de inserciones» y que «las autorizaciones de inserción serán por plazo limitado, prorrogable a voluntad de la direccion general de Comunicaciones».

El 27 de agosto siguiente, el alcalde J ulio Suárez-Llanos Sánchez solicitó al director general de Comunicaciones la inserción «en los matasellos de la Administración de Correos de esta ciudad, indicaciones o anuncios encomiando las excelencias del clima y las bellezas de su playa realizando propaganda del turismo para la atracción de forasteros». Los textos decían: «Alicante; la mayor estación invernal. Temperatura media 17,2 grados», «Alicante; playa de verano. Deliciosas aguas. Grandes balnearios» y «Alicante; provincia incomparable; pintorescos paisages; costa ideal».

El 7 de diciembre de 1927 el Ayuntamiento de Alicante y la Dirección General de Comunicaciones firmaron el acuerdo para la inserción de estos anuncios en los matasellos de Correos de Alicante. A partir de entonces, y al menos hasta finales de 1931, se prorrogó este acuerdo para la inserción del anuncio «Alicante excelente estación invernal. Temperatura media 17,2 grados».

Alicante Atracción

A propuesta del concejal Mariano Calvo, en 1896 se constituyó en el ayuntamiento una Junta de Propaganda del Clima, pero su existencia debió de ser breve porque en enero de 1902 el concejal Martínez Torrejón pidió que volviese a crearse, lo que se hizo en noviembre, aunque de nuevo su existencia fue efímera puesto que en 1904 fue el concejal Bernabéu quien volvió a solicitar su constitución.

Con el objetivo de promocionar el turismo, a principios del mes de noviembre de 1927 se constituyó la asociación Alicante Atracción, con domicilio en el edificio del Círculo Unión Mercantil. Su primera junta de gobierno estaba compuesta por: «Presidente: don Miguel Llopis Reynel. Vicepresidente 1.º: don Lorenzo Gilabert; Vicepresidente 2.º: don Recadero Mas Magro. Tesorero: don José Martínez Miralles. Contador: don Ramón Gilabert. Vocales: don Roberto Vañó, don Luigi Corno, don S alvador Campos, don A ureliano Abenza. Secretario general: don Eduardo Sánchez Martínez. Son Presidentes de Honor de la flamante entidad los excelentísimos señores don Cristino Bermúdez de Castro y don Julio Suarez Llanos y primer socio honorario el excelentísimo señor don José de Yanguas» (El Día, 7-11-1927).

Ese mismo año de 1927 Alicante Atracción promocionó y organizó la llegada de nuevos trenes botijo, ahora llamados trenes de baños, subvencionados por el ayuntamiento (5000 pesetas), diputación (1000) y las cámaras de Comercio y Propiedad, así como el comercio y el mercado, con diferentes cuotas. El primero llegó a la estación alicantina, procedente de Madrid, en la mañana del 27 de julio. La noche anterior, una comisión de Alicante Atracción, compuesta por Diego Llopis, Vicente Albert, José Mira y Ezequiel Climent, fue a Albacete para dar la bienvenida a los viajeros y acompañarlos hasta Alicante, donde fueron recibidos por la banda de música de la Cruz Roja. El periódico El Día, muy vinculado a la asociación, criticó la ausencia de autoridades locales y de la banda de música municipal. El segundo tren botijo llegó el 9 de agosto y el tercero el 23 de agosto, con 630 pasajeros, 580 de los cuales procedían de Madrid. Los trenes regresaban a los turistas a su origen al cabo de ocho días.

En 1928, Alicante Atracción asumió el proyecto de J osé María Py de celebrar las Hogueras de San Juan. Su presidente, Miguel Llopis, acompañó a Py en la reunión que este mantuvo con el alcalde Suárez-Llanos el 28 de marzo, donde se gestó la aprobación municipal y organización oficial de las primeras fiestas de hogueras.

También en 1928 Alicante Atracción organizó la llegada de más trenes de baños. Entre los meses de julio y agosto 2.444 personas visitaron Alicante aprovechando los billetes económicos conseguidos por la asociación. Pero, a raíz de la entrada de Alicante Atracción en la organización de las Hogueras, surgieron la desconfianza y las críticas internas y externas, provocando una importante reducción de socios y de ingresos económicos. El Día se lamentaba de que «quieren algunos señores para "Alicante-Atracción" una reorganización a base de un espíritu democrático (?). Los descontentos piden, además, que se dé a conocer mensualmente a los socios el movimiento general de contabilidad y secretaría» (13-8-1928).

A pesar de todo, Alicante Atracción continuó organizando concursos y publicando folletos de propaganda durante 1928. En este mismo año apareció «Alicante Turismo», una publicación anual editada por Manuel Bonells Bernadós, con artículos de propaganda turística de Alicante, cuyo objetivo era «la atracción de extranjeros y aun de los indígenas, que viven separados de nosotros por grandes extensiones de terreno» (El Día, 4-8-1928).

En 1929 Alicante Atracción desistió de organizar más trenes de baños por falta de financiación. Solicitó una ayuda municipal de 40.000 pesetas, pero el ayuntamiento acordó el 18 de abril seguir dándole las 5000 del año anterior. Por otra parte, la mayor parte de la prensa alicantina criticó con relativa dureza la manera como se gestionaba Alicante Atracción, lo que provocó que El Día abandonara la Asociación de la Prensa el 24 de julio de 1929, acusándola de existir «en su seno un espíritu tendencioso» contra la asociación turística.

Alicante Atracción continuó organizando en el verano de 1929 tómbolas, carreras de bicicletas, certámenes literarios y festivales infantiles, y en octubre renovó su junta directiva, aunque con ciertas dificultades. El 14 de dicho mes fue elegido Francisco de A. Orengo y Puche nuevo presidente de la asociación, pero como era delegado de Hacienda en la provincia, fue declarado incompatible para ostentar el cargo, por lo que dimitió al día siguiente, acompañado por la junta directiva en bloque. El día 23 fue por fin elegida nueva junta directiva, con Agustín Carrascosa Carbonell como presidente.

www.gerardomunoz.com

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats