Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agentes productores de cáncer

El largo camino en la lucha contra la enfermedad

Creo que estarán de acuerdo conmigo en que, casi siempre que escuchamos la palabra cáncer, se apodera de nosotros un fuerte sentimiento de impotencia, que, por otra parte, es injustificado en un elevado número de situaciones, debido a que la medicina, en los últimos años, ha ido ganando muchas posiciones en la batalla contra esta enfermedad. Sin embargo, y debido a las cifras de incidencia, no hay que menospreciar su gran poder. Por otra parte, al desconocer las causas que los producen, no se pueden prevenir, salvo en situaciones muy concretas, tales como las referidas al cáncer de pulmón, cuya causa principal es el tabaquismo. Pero también sabemos que algunos cánceres pueden ser evitados con estilos de vida saludables. O sea que, además del tabaco, es necesario practicar ejercicio físico, tener precaución con el consumo de alcohol y llevar a cabo una dieta equilibrada. Y esto lo estamos haciendo francamente mal, a juzgar por las estadísticas que apuntan a que casi la mitad de los españoles sufre sobrepeso, un 14,5% tienen obesidad grave y el 16,1% de los niños es obeso. La verdad es que el asunto va un poco más lejos. Porque lo cierto es que tampoco sabemos a ciencia cierta lo que comemos. Podría poner mil ejemplos, pero, para no extenderme, les recuerdo el siguiente dato: hace unos meses, el Reino Unido ha retirado 350 alimentos por contener un colorante de probados efectos cancerígenos. Noticias similares a esta están a la orden del día ¿Y qué podemos decir del control de los residuos industriales? ¿Y las causas ambientales? Sin duda, aún nos queda un largo camino por recorrer en la lucha contra esta enfermedad, que afecta cada vez a personas más jóvenes y que cuando te visita e impregna tus células y toda tu vida, te das cuenta de lo vulnerable que eres. Y el sufrimiento invade toda tu vida. Y gritas hasta el último aliento. Y a partir de ese momento, irremediablemente, comienza una nueva etapa marcada por el antes y el después. Por eso, todas las personas deberíamos llevar cabo las medidas higiénico-dietéticas que aconsejan los responsables de la salud. De esta forma, quizás en pocos años podamos conocer con exactitud las medidas preventivas adecuadas y disponer de respuestas terapéuticas individuales, para combatir este mal que, en la actualidad, afecta ya a uno de cada tres varones y una de cada cinco mujeres.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats