Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elogio de la Consellería de Educación y de las Universidades públicas valencianas, a propósito de la organización de la EBAU

El sentido de estas líneas es informar a la opinión pública, del ingente esfuerzo realizado por la Consellería de Educación, Cultura y Deporte, y por las Universidades públicas valencianas, para organizar las pruebas de acceso a la Universidad, fuera del ámbito universitario. El funcionamiento era así: cada tribunal distribuía sus miembros entre los centros de secundaria adscritos al mismo, de forma que no había centro que no contase con la presencia de al menos dos miembros del tribunal correspondiente; estando su presidencia en la propia universidad. Completaba este primer equipo, el aparato creado ad hoc por la Consellería para cada centro celebrante de las pruebas, consistente en un coordinador/a de centro y profesores/as vigilantes de aula. La figura novedosa en torno a la cual, mea opinio, ha gravitado gran parte del peso ha sido: la del coodinador/a de centro, pues es quien se ha encargado de la logística del tribunal y creo de justicia, según mi propia experiencia, reconocerles su importancia. Como vocal corrector del tribunal 3 de Alicante, he de destacar la labor de su presidenta y de la coordinadora del I.E.S. “Bahía de Babel”; su dedicación ha sido más propia de un servicio 24 horas, con un celo y competencias profesionales admirables, y lo mismo manifiesto del coordinador del I.E.S “Virgen del Remedio”, del que soy profesor nativo. Y, por supuesto, este cuadro quedaría incompleto, sin la mención del profesorado vigilante, que motu proprio se ha ofrecido para la tarea. Les puedo asegurar que la organización de estas pruebas ha sido dificultosa, pero ni las Universidades ni la Consellería han ahorrado esfuerzos: ha habido coordinación, comunicación permanente, y todo el apoyo necesario; y, además una presencia de los cuerpos de policía nacional y local en cada centro, por si la ocasión lo requería; incluido un servicio de taxis para la recogida de los exámenes y como no podía ser de otra manera, asesoramiento del IVASAT.

Parafraseando a Borges, un artículo que no genera un contraartículo, no es tal, e incluso, habrá, en su legítimo derecho, quienes piensen, que el autor de estas líneas, busca aumentar su cvrsus honorvm o está afecto a alguno de los partidos gobernantes: a los primeros, les diré que mi cvrsvs honorvm, si alguno he tenido, le queda poco para concluir; a los otros, que, por supuesto, tengo mi credo político, pero me considero ante todo un ciudadano libre de la “res pvblica litterarvm”.

La Consellería de Educación, es una organización compleja- me atrevería a decir que conjuntamente con la Consellería de Sanidad, es la estructura administrativa que mas diversidad y variedad organizacionales tiene: por la multitud de centros de todo tipo de ella dependiente, por la diversidad de los regímenes de las decenas de miles de sus funcionarios/as, y por su propia tecnoestructura, sin olvidar su bien público más preciado: su alumnado, parte de él en la lvbrica via advlescentiae. Es con frecuencia, objeto de críticas, una veces fundadas y otras no tanto, y es por supuesto, una organización sometida al ojo avizor de los sindicatos de la enseñanza pública. Al referirme a la Consellería, no me refiero únicamente a sus cuadros dirigentes, sino también, con un sentido inclusivo, vocablo que es el santo y seña de mi instituto, a todos sus integrantes, empezando por el profesorado y acabando por el personal de administración y servicios, sin los cuales la organización de estos exámenes hubiese sido imposible. En fin de cuentas, como dijo el clásico: qué importa errar lo menos, si se acertó lo más. Lo dicho, mi felicitación pública a ambas instituciones educativas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats