Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A mi malo le ayudan más malos

No pretendo acusarles a todos los nacidos XY, pero sí implicarlos.  Su silencio no es el de los corderos, pero a las que matan son a ellas, a nosotras

¿De qué tienen miedo?

Si no es usted un putero, ni un proxeneta. Si no le pone cachondo imaginar a bebés, niñas, niños y/o adolescentes, sodomizados a su antojo, u otras variedades. Si jamás ha levantado la mano a una mujer para demostrar su hombría, ni hace del desprecio, el insulto, el vacío y la prepotencia, el denominador común en su día a día con las XX que le rodean, únase a mí, y a las muchas que, como yo, le necesitan, le necesitamos, de compañero, a nuestro lado, frente a los otros.

Hágalo por su dignidad, y por la nuestra, por sus hijas, sus hermanas, sus vecinas, sus amigas, porque no hay día que no sean protagonistas del titular de una necrológica.

Recuerde que detrás de un aparente " vídeo inocente", de esos que le envía el conocido de un amigo, al que a su vez le hizo llegar otro, mostrado con detalle y precisión, ¨jocosamente¨, los pechos de una, o varias mujeres, u otras partes de su cuerpo cosificado, vilipendiado, humillado y deshumanizado, hay un violador.

Tal vez nunca se cruce en el camino de las mujeres que le importan, o sí...

Una noche de copas, y en compañía de otros semejantes, es posible que consideren que les provocan, y recuerden la última e ¨inofensiva¨ película porno que se descargaron en su móvil. Seguramente se lleguen a autoconvencer de que no querían hacerlo, pero unos por otros, y sin saber cómo sucede, a ella le destrozan la vida.

Les hacía gracia ¨el juego de la tortura¨, y se autodenominaban"manada", porque para este tipo de seres miserables, cobardes, involucionados, perversos, e incívicos, la unión entre ¨machos¨, sí hace la fuerza. Si tiene suerte no será su hija, o su nieta...

Aparentemente la intención del señor agente de la ley era la de protegerla, y también, ¨supuestamente¨, la de su Señoría. Hasta es posible que lo fuera la del equipo psicosocial adscrito al juzgado, ese mismo que realizó los informes, con los que los señores/as de la toga se lavan las manos.

Los que consideraron no peligroso al padre, y paralelamente, sí vieron algo perjudicada a la madre. Una mujer rota, que tras años de desprecios, golpes, amenazas y humillaciones, se atreve, a pesar de su indefensión aprendida, y muerta de miedo, a dar el paso para denunciar.

Pero después, ese hombre, tan ¨sensato¨, que tan calmado les parecía en la entrevista , los matö a los tres, bajo ese derecho a "la presunción de inocencia", el mismo que condena a las víctimas.

¿Por qué cuando dan la orden de protección a una mujer, que tan reticentes están para otorgarlas, se las vigila solo a ellas? ¿A cuento de qué no se sigue un control riguroso y público de ellos? Sus nombres deberían aparecer en todos los registros de este Gran Hermano que, de una manera u otra, estamos viviendo, siendo nominadas simplemente por haber nacido "mujeres".

¿Por qué si según la Ley, los menores hijos de mujeres maltratadas también se consideran víctimas de violencia de género, no se suele ampliar la orden de protección y alejamiento a los niños y las niñas, para que sus padres agresores, y en demasiados casos, también pederastas, no les sigan maltratando?

¿Por qué los dejan en manos de ellos, pero ahora incrementando riesgo y vulnerabilidad, pues ni siquiera están sus madres al lado para defenderles?

Excelentísimas autoridades, con todo el respeto que su cargo de funcionario requiere, necesito respuestas.

¿Para qué consideran que se ratificó en 2014 por España el Convenio de Estambul, es decir, hace ya 6 largos años? ¿Cuál es el sentido de la ampliación, por Real Decreto, en agosto de 2018, de la Ley de Violencia de Género?

¿Qué les motiva a creer que cuando una persona es peligrosa para la madre, no lo es para sus hijos? ¿Creen que la maldad y la violencia tiene acaso un interruptor selectivo dependiendo de a quién tengan delante? Parece que la ¨culpable¨ de la falta control de ellos, de las agresiones físicas, sexuales, psicológicas y vejaciones, sea la mujer. Como si al no estar ella delante, y a 500 metros de distancia, los terroristas de género, fueran ciudadanos ejemplares...

Ustedes, con sus autos, siguen poniendo el foco en la víctima, como autora de la ¨provocación de su ira¨, y se equivocan. El problema no nace de ella, radica en él, y tanto la madre como sus hijos están en riesgo, aunque por algún motivo, carente de lógica, no les interese verlo.

¿Qué nos ocurre a nosotros/as, a los narradores de esta profesión de comunicadores? ¿Por qué equivocamos, con tanta simpleza, el ¨muerta" con "el asesinada"?

Sé que la ignorancia es atrevida, y a pesar de haber aprendido con los que más sabían de mi oficio, no me las daré de erudita, no lo soy. Pero tampoco lo son esos titulares, ni otros cuya intencionalidad manifiesta, debería tener sus consecuencias.

Suelen darnos muchos detalles de las vidas de las asesinadas, sobre todo si ellas no entran dentro del perfil que al patriarcado le interesa para "las buenas".

Ese mismo sistema, que está implicadísimo en la convivencia con "las malas". Ya se sabe unas Marías, otras Magdalena o "pretty," si hablan en horario de tarde de alguna cadena de tv, que lo normaliza, como una pregunta más, al perfil habitual de sus invitadas.

No llevo bragas de cuello vuelto, y soy de esa generación que aún vivimos desaprendiendo contradicciones, pero estoy hasta los mismísimos ovarios del momento que pretenden, muchos, y algunas, que viva el feminismo.

Y esto ya es cuestión de todos, y de todas. Dejemos de hacer el paripé con los 5 minutos de silencio cada vez que seamos una menos, pues de nada sirven después.

Los asesinatos machistas, en incontables ocasiones, se hubieran podido evitar.Aquí hay responsables con cargos, nombres y apellidos, y es que ,a veces, no solo "asesina" el maltratador, y estas personas deberían ser inmediatamente retiradas de su puesto, juzgadas, y condenadas, por, como mínimo, el delito de omisión de socorro.

Es de urgente necesidad que el Congreso , y el Senado, por unanimidad, den un paso hacia adelante contra esta lacra social que, literalmente, nos está asesinando.

No hacerlo les identifica con los agresores, en ese amplio, y a su vez estrecho, círculo del denominador común entre todos ellos.

Porque la variable está en la forma, no el fondo, sin olvidar que es infinitamente más terrible aquello que actualmente se permite, y se silencia, contra la infancia.

Es cierto que me repito, pero les garantizo que la realidad supera mis palabras. Tan solo espero que sirvan de algo, y en este verano en el que los juzgados no van a cerrar por vacaciones, sus Señorías juzguen con justicia.

Para ello no olviden que la semilla del mal, se llama "terrorismo de género", y a mi malo le ayudan más malos.

¿Y usted?

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats