Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Maribel Álvarez y José L. Navarro

No se puede ser un Estado de Derecho sin antes ser un Estado Social y Democrático. Ese presunto Derecho está corrompido en sus principios mientras las leyes no sean justas

Hace unos días leí los comentarios de ambos en este espacio en el que mostraban su indignación por hechos que atañen a dos pilares fundamentales ninguneados constantemente en este vergonzoso y mal llamado Estado de Derecho (pero al que no terminan de definir correctamente como es: Estado Social y Democrático de Derecho) Esos pilares son la Educación y la Sanidad "públicas". El lugar no da de sí para dar consejos a nadie, pero sí para denunciar por enésima vez cómo los "poderes públicos" de uno u otro color se pasan por las entretelas la financiación real que necesitan ambos aspectos sociales. No se puede ser un Estado de Derecho sin antes ser un Estado Social y Democrático. Ese presunto Derecho está corrompido en sus principios mientras las leyes no sean justas. Con la que está cayendo -desde siempre- y como vemos que ciertos personajes dilapidan el dinero legal o el ilegal, es normal que millones de personas no comprendamos como la Sanidad y la Educación públicas no son tratadas como el mayor bien de esta sociedad y haya unos gobernantes con los suficientes redaños para terminar de una vez con las tiquis miquis ayudas concertadas y definan de una vez una política progresista de verdad: lo público. El que quiera o prefiera otra cosa distinta que se lo pague.

Sra.Álvarez,como su caso o parecido hay cientos de miles, por desgracia. Imagine a un muchacho que quiera y esté capacitado para estudiar algo que no se da en su localidad o provincia pero no tiene medios para desplazarse a donde esté ese Centro.Y qué comentar de lo del Sr.Navarro, es, simplemente humillante,como él bien dice en su escrito: "Madre, yo al oro me humillo".Ya está bien de tanto concierto, tanta religiosidad,tanto armamento,tanto gastos de políticos,tantas "donaciones" a señoras "decentes" e "indecentes",tanto robo y corrupción y más dinero a lo "PÚBLICO".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats