Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Pere Rostoll

El «nuevo» PP de Alicante sigue el paso de Zaplana

Tres semanas después del congreso provincial que confirmó el liderazgo de Carlos Mazón en una votación «a la búlgara» con un apoyo superior al 98%, este «nuevo PP» de Alicante -la fórmula lampedusiana que intentan acuñar en la cúpula popular para pintar la imagen de que todo ha cambiado cuando, en realidad, continúa igual- ha arrancado como en su día, hace ahora tres décadas, se estrenó Eduardo Zaplana. Con una moción de censura amparada en una tránsfuga. Es cierto que el valor estratégico de Benidorm con el «marujazo» del 22 noviembre de 1991 que entregó a Zaplana una alcaldía que había perdido en las urnas no es el mismo que el de La Torre de les Maçanes, el pueblo que el PP de Alicante ya ha convertido en «laboratorio de pruebas» para su primera maniobra local. Pero el «modus operandi» es calcado. Casi el mismo. Un gobierno que cedieron en las urnas hace poco más de un año frente a la suma de los socialistas con una edil de Compromís. Pero que ahora el PP recupera tras reabsorver en su grupo a un tránsfuga popular y después de atraerse el respaldo de otra tránsfuga socialista que, finalmente, ha consumado el «fraude» respecto a lo que votaron los vecinos de esta población de l'Alacantí. Así escribió su historia Eduardo Zaplana. Y así la empieza a escribir este PP de Carlos Mazón que, en sus primeras prácticas, ni es nuevo ni tampoco diferente. Es igual de viejo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats