Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El espigón depredador

Hemos leído en INFORMACIÓN del pasado día 5, con honda preocupación, un oportuno artículo que resaltaba una latente y próxima amenaza a nuestro litoral: "La crisis climática provocara un aumento del 25% de las gotas frías en el Mediterráneo". En el texto leíamos: "La provincia de Alicante es una de las zonas más amenazadas de Europa por el aumento de la temperatura del nivel del mar consecuencia del cambio climático". Para a continuación referir las manifestaciones de Jorge Olcina, director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante que afirma que ese calentamiento nos está afectando y que "se están formando más gotas frías que antes en el Mediterráneo" como ya ha alertado en muchas ocasiones. "La última a raíz de la Dana que asoló la Vega Baja"- Destacando el periodista F.J. Benito en su artículo: "Según el climatólogo, el encauzamiento del Segura no es del todo seguro." Lo que evidentemente está comprobado, por los daños y muertes ocasionadas en septiembre de 2019.

Hoy este diario, ha alertado, sensible ante este problema, una vez más, de la existencia de una mayor amenaza de la sufrida y documentada gota fría que asoló el pasado año a la Vega Baja. Y aconseja el prepararse para esa eventualidad.

Y estando de acuerdo en todo y en el peligro que acecha a la Vega Baja por el aumento de las gotas fría, es importante aquí y ahora, que hay tiempo todavía, realizar actuación urgente e inmediata que no puede demorarse un día más. Actuación que corresponde instar a todos los ayuntamientos de nuestra Vega alicantina del Segura conjuntamente con la Diputación a la cabeza, a la Confederación Hidrográfica del Segura, así como a la Jefatura del Servicio Provincial de Costas -los únicos responsables de permitir la construcción en ese lugar dicho disparatado espigón- el desmontar, quitar piedra a piedra, el enorme y mal proyectado y realizado espigón construido en el margen derecho del río Segura en la desembocadura, totalmente inocuo por no proteger del viento de levante a las embarcaciones. Cerrando en su tramo final la salida del agua e impidiendo que los aportes de sedimentos normales se dirijan hacia el norte en lugar de a las playas del Sur de Viveros y Babilonia que, como se reconoce ha sido coadyuvante principal de los enormes daños producidos en septiembre de 2019 al impedir la normal salida de la enorme cantidad de agua de lluvia producida por la gota fría y aumentar el caudal y volumen de agua del río a su paso por Benejúzar y Algorfa desbordando el agua sus márgenes, sino rompiéndolos, inundando una enorme superficie de la huerta y sus pueblos, con los cuantiosos daños y pérdidas humanas.

Es un espigón construido aproximadamente en la década de los 90 sin impacto ambiental, pero conociendo sus ingenieros redactores del proyecto y sus realizadores que en caso de gota fría ya no abriría el Segura un amplio delta para desaguar así como que por su enorme longitud y cierre al final del tramo, iba a ser protagonista de una depredación de las arenas de las emblemáticas playas de Viveros y Babilonia de Guardamar del Segura e iban a ser una amenaza para más de 100 viviendas y otras tantas familias, de varias generaciones, construidas en la de Babilonia. El Servicio Provincial de Costas no impidió que se realizara ese enorme espigón que por su trazado final iba, además, a impedir la regeneración natural de ambas playas con los aportes de sedimentos del río y la evacuación del agua de lluvia de una gota fría. Un proyecto de regeneración de la playa de Babilonia de la Universidad de Alicante presentado por el Ayuntamiento de Guardamar al director general de Sostenibilidad de la playa y el mar hace más de seis años sigue sin decisión. El Servicio Provincial de Costas ha optado por mantener el estado ruinoso de su paseo marítimo que el mar lanzó sobre las viviendas, produciendo palmarios daños y el sufrimiento humillante que se está produciendo a más de quinientas personas de todas las edades que viven en Babilonia manteniendo esa situación año tras año, a pesar de que perciben el canon por la concesión.

Este espigón ya fue objeto de un máster en Ingeniería de Caminos, Universidad Politécnica de Madrid, por la Ingeniero de Caminos, Canales y puertos Raquel Álvarez Roldán siendo su tutora, la también Ingeniero María Dolores Esteban Pérez en el curso 2018-2019. Su título: "Diagnóstico de la costa en la desembocadura del río Segura en Guardamar del Segura, Alicante".

Entre otras destaca su autora que: "A raíz de detallar el problema de erosión costera que sufren las playas de la localidad de Guardamar del Segura, fundamentalmente las más próximas al sur de la desembocadura, Viveros y Babilonia, analizando la evolución de la línea de costa, de la redacción de este informe se determina que este problema es debido en gran medida a las actuaciones llevadas a cabo en las últimas décadas en la desembocadura del río Segura.

La canalización del río y la construcción del dique sur han provocada que el suministro de sedimento sea bajo y además, que éste no se quede depositado en las playas del sur debido a la orientación del espigón en dirección opuesta a favorecer el transporte longitudinal y que hace que el escaso aporte de material se queden en el interior del recinto formado por los diques".

Para a continuación referir que: "Una vez se ha realizado su estudio se selecciona la creación de un nuevo dique en la desembocadura bien orientado y permeable, como la solución óptima al problema considerando diversos factores. Es necesario tomar decisiones y actuar rápido para obtener resultados positivos a medio y largo plazo, considerando también el futuro de las playas y estudiando su historia sin centrarse únicamente en el presente".

Y evaluada las soluciones posibles precisa que: "Finalmente, los resultados del análisis multicriterio determinan que la opción más óptima considerando todos los factores es la alternativa 2, demolición del dique actual y construcción de uno nuevo permeable en la desembocadura, que permita el paso de sedimentos y que esté orientado en la dirección adecuada para favorecer la dinámica litoral".

La demolición del dique actual es urgente por las amenazas constantes de gota fría. Y obviamente el dique orientado en la dirección adecuada no es otra que mantener únicamente el existente en la margen izquierda del río Segura, que protege del levante.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats