Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Responsabilidad individual

Responsabilidad individual... No es posible imponerla por decreto y multar. ¿Cómo multar los encuentros familiares en un domicilio? Lo de estar en familia que nos queremos tanto y tanto la extrañamos, no garantiza no infectarse. Es absurdo llevar mascarilla, bien colocada y mantener la distancia en la calle, en los establecimientos, y no hacerlo en casa. Reunirse la familia la familia alegremente tiene que ser distinto, incómodo, fastidioso, pero estamos en una pandemia que está activa, el virus vive entre nosotros y no hay que facilitarle su transmisión. En las reuniones familiares y de amigos, hay que ser muy rigurosos, se han convertido en brotes peligrosos. Es común que las tres generaciones celebren una comida, ¿una comida?, una boda, a la que asisten personas que inclusive viven en otras comunidades. En algún funeral también se han producido contagios, la presencia de la muerte no ha desanimado a algunas personas a no tener precaución.

Y los jóvenes... Tomar medidas drásticas en lo que se llama ocio nocturno y el que se produce ilegalmente en la vía pública puede ser más fácil de contener. ¿Significa más paro? Peor será que los hospitales sean desbordados por la demanda y que no se pueda atender a los enfermos adecuadamente, haya que elegir a quien sí y a quién no. Lo sucedido en muchas residencias muchos ancianos no fueron derivados a los hospitales. Se les condenó a sufrir y a morir.

Responsabilidad individual... El calor no ha desanimado al coronavirus, la gripe como todos los años está ahí, que también mata. Es muy duro que nietos y abuelos tengan que verse de lejos, pero peor es quedarse sin abuelos. Esta nueva normalidad en realidad tiene poco de normalidad, hasta la vacuna hay que vivir con esa espada de Damocles, guste o no. Es posible que haya vacunas eficientes, y los estados se precipitarán a distribuirla, los que puedan, otros no, con la malaria ya sufren una catástrofe sanitaria. Por otra parte, es mucho más caro un enfermo en las UCI dos meses. El que se toma de manera negligente las medidas de protección posiblemente no piense que un momento dado para él no habrá cama en los hospitales. La cultura de prevención sigue sin calar en un gran porcentaje de la población española. Urge, ahora más que nunca, implantar en el ámbito educativo la asignatura de Educación para la Salud. Por último, sólo recordar, que todos y todas, absolutamente todas y todos podemos contraer el COVID-19.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats