Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Para madres & padres

Si queremos que el mundo siga girando, debemos abrir las escuelas

El comienzo de curso se aproxima lleno de incertidumbre y de miedo al contagio del Covid-19 en las aulas. Una gran parte de familias, profesorado y alumnado está preocupada por lo que puede suponer abrir los colegios de nuevo, concentrando a una gran cantidad de niños en un mismo espacio físico. Ya ha habido anuncios de padres que se niegan a llevar a sus hijos al colegio y de sindicatos que irán a la huelga en algunas comunidades para manifestar su sensación de inseguridad.

Nadie puede negar que la situación es complicada y que todos sentimos inquietud sobre si el comienzo del colegio puede provocar un repunte de casos en nuestro país que nos acerque más al confinamiento. ¿Pero no creéis que ya toca pensar un poco en los niños? Porque durante toda esta crisis del covid-19 los niños y niñas han sido probablemente unas de las víctimas principales, no tanto por la mortalidad y el contagio del virus sino por la cantidad de estrés que han tenido que soportar. Cerraron sus escuelas, precintaron sus parques, tuvieron que guardar sus patinetes y juegos en un armario porque se les prohibía salir.

Las medidas tomadas durante la fase de confinamiento y la desescalada han sido decididas por adultos y para adultos, una perspectiva totalmente adultocéntrica de cómo abordar esta crisis de la mejor manera. Y no digo que las medidas no fueran necesarias ni acertadas, solo que quizás nadie se puso en los zapatos de los más pequeños para entender el tremendo impacto emocional que todas estas restricciones podían tener en ellos. Porque mientras que ellos permanecían confinados en casa, veían por la ventana cómo los adultos podían salir a pasear a sus mascotas. Incomprensible.

Por eso, creo que ya ha llegado la hora de los niños. La hora de volver a poner pronto el despertador, de pelearnos porque llegamos tarde a clase. La hora de revisar la mochila, la de pelearnos con el cinturón y la sillita del coche. La hora del beso en la puerta del cole al entrar y del abrazo a la hora de salir. La hora de preguntar cómo ha ido el día en clase, y qué cosas ha aprendido hoy. Porque si queremos volver poco a poco a la normalidad, esto pasa por abrir los colegios, separar a nuestros más pequeños de las pantallas, levantarlos del sofá y devolverlos al lugar donde más felices son.

El reto es muy grande, y creo que los docentes estáis suficientemente preparados para ello. Se están poniendo recursos para ello, como un curso organizado por el Cefire Alicante que impartiré yo para más de 120 profesores sobre cómo manejar la vuelta al cole en el contexto covid-19 en el que nos encontramos. También les enseñaré estrategias en el aula para mejorar la salud mental de sus alumnos, evitar el desarrollo de problemas emocionales y también reducir comportamientos de potencial contagio como el contacto facial o el lavado inadecuado de las manos.

Nos dieron una oportunidad a los adultos, nos permitieron reunirnos, viajar entre comunidades, sentarnos en la terraza de un bar e incluso acudir a conciertos y eventos. Muchos de nosotros hemos demostrado una gran irresponsabilidad que nos ha estallado en la cara en forma de aumento de contagios. Los niños también merecen su oportunidad y sinceramente creo que lo pueden hacer genial, ¿no creéis?

Canal de telegram donde voy colgando cosas para padres: JONATAN MOLINA - PARA MADRES & PADRES. / Twitter: @jonatan_mt / Facebook: Jonatan Molina - Psicólogo / Instagram: joniii91

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats