Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dermatitis

Creía que Naturgy era una marca de yogures y resulta que es una compañía de gas y electricidad. He aquí una forma de intrusismo lingüístico que debería estar prohibida. Acabarán vendiéndonos baterías de litio con probióticos. El caso es que como llevaba ese nombre en la cabeza, entré en una tienda de delicatessen y solicité un yogur de esa marca.

- ¿Naturgy? -repreguntó el empleado con la expresión de quien piensa que le están tomando el pelo.

- Naturgy -repetí inseguro.

-Eso es una compañía de gas y electricidad, señor.

Permanecí pálido unos segundos, musité una disculpa y me fui con la música a otra parte. Me gustan los yogures para cenar. Cuando están bien bautizados, me regulan mejor el estómago porque el nombre acompaña. Yo digo Valium y me relajo, digo paracetamol y se me quita el dolor de espalda, digo antiflogístico y me desinflamo. De muchas medicinas me basta con leer el prospecto para que su principio activo actúe sobre mi mal. Todas las noches, desde hace tiempo, mientras me tomaba mi Danone, pensaba en Naturgy y el Danone me sabía a poco. Lo que me extrañaba era no verlo en el supermercado. Acabé convencido de que se trataba de un producto especial, quizá muy caro, que solo encontraría en tiendas de alimentación exclusivas. De ahí que lo solicitara en un establecimiento de delicatessen con el que tropecé al regresar del dermatólogo para que me tratara una erupción.

-Esto es de algo que le sienta mal -dijo el médico.

Como no he cambiado mis hábitos alimenticios, supusimos que podría ser el resultado de un disgusto, pues la piel es muy sensible a los padecimientos del alma. Al abandonar la consulta, se me metió en la cabeza la idea de que, si consiguiera un yogur de esa marca tan inteligente, Naturgy, se me curaría la erupción. Entonces, para mi desgracia, averigüé la verdad. Fue un poco como cuando me dijeron que los Reyes Magos eran los padres y que el Ratoncito Pérez no existía. Dice mi mujer que podríamos contratar la luz y el gas con Naturgy, a ver si me quitan la dermatitis, pero a mí me parece que sería un modo de contribuir al malentendido.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats