Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¡Vacuna ya!

Resulta difícil vivir durante tanto tiempo bajo los efectos de la pandemia sin enloquecer -poco o mucho- tanto en el nivel individual como en el colectivo. Hablo con conocidos de toda la vida y los escucho aventurar opiniones que no formaban parte de su catálogo ni del mío. Juicios raros, diríamos, venidos de no sé dónde porque el aire de las ideas sopla de varios sitios a la vez: YouTube, Instagram, Twitter, etc. Son las personas de siempre, pero parecen ocupadas por un extraño o una extraña que aflora a los postres o al café, aunque a veces se manifiesta antes de que nos sentemos a la mesa. Me pregunto si ellos (y ellas) me percibirán a mí del mismo modo. Tal vez al separarnos comenten entre sí:

-Parece el Millás de siempre, pero es otro.

Todos estamos al acecho de las modificaciones producidas en el otro (o la otra). De súbito, en una conversación perfectamente convencional se cuela una idea esotérica. No lo suficientemente esotérica como para decir que Fulano o Fulana se han vuelto locos, pero sí lo bastante como para sentir una extrañeza con la que regresas a casa sin saber muy bien qué hacer con ella.

Un primo lejano me preguntó ayer si había leído el editorial de un periódico muy serio cuyo nombre omito por discreción. Le dije que sí.

- ¿Y no te has dado cuenta del mensaje subliminal?

Le dije que no porque no había percibido ningún mensaje subliminal, pero él me lo explicó y me caí de espaldas. Según mi primo, hay un acuerdo general, de carácter inconsciente, para no hablar a las claras de la verdadera naturaleza de la Covid-19. Le pregunté cuál era la verdadera naturaleza del bicho y respondió que no tenía ni idea.

-Pero algo nos ocultan -añadió.

- ¿El qué?

-Los que nos lo ocultan tampoco lo saben.

Deduje que los medios de comunicación tradicionales esconden algo que ignoran esconder.

- ¡Sal del cuerpo de mi primo! -me dieron ganas de gritar.

O se descubre una vacuna ya o enloquecemos todos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats