Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Balibrea

El mundo por de dentro

Antonio Balibrea

Europa tiene nombre de mujer

Úrsula Von Der Leyen

Úrsula Von Der Leyen

La fragilidad es sin duda un arma política de primer orden. Difícil de detectar, es, sin duda, la preferida de las mujeres. No es una argumentación machista. Lejos de mí ese propósito; pero pienso que tanto en la política, como en cualquier campo y actividad en la vida las mujeres son extraordinariamente hábiles, mucho más que los hombres, en hacer de la debilidad, virtud; de la fragilidad, fortaleza. Que cada cual juzgue por la historia y su propia experiencia el resultado de semejante estrategia. Traigo todo esto a colación porque en el discurso de la Unión que ha pronunciado esta semana la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen en el que presentaba los planes para el curso que ahora empieza, la fragilidad fue el atributo más repetido: la fragilidad que ha puesto la pandemia de manifiesto en nuestros sistemas sanitarios y en el mundo; la fragilidad en que realmente se asienta nuestra comunidad de valores. En definitiva “cuando todo a nuestro alrededor se volvía frágil, aprovechamos para insuflar nuestra vitalidad en nuestra Unión”.

Cuando todo alrededor de Europa se volvía frágil, y empezaba la pandemia, consiguió aprobar el presupuesto “Next Generation EU” que va a suponer la inversión por 750 mil millones de euros para la reactivación económica. El Parlamento que la escuchaba este miércoles había aprobado el día anterior autorizar recursos propios a la Comisión para endeudarse y financiar el presupuesto. Aprobado por 455 votos a favor, 146 en contra y 88 abstenciones, el Parlamento mantiene su posición en cuanto a la necesidad de introducir nuevas fuentes de ingresos en el presupuesto europeo para cubrir, al menos, los gastos que conlleva el plan de recuperación. El Parlamento pide, además, un calendario jurídicamente vinculante para introducir estos nuevos recursos propios e insiste en que la recuperación ha de financiarse de forma sostenible (por ejemplo, con impuestos a los grandes contaminantes transnacionales y a las corporaciones multinacionales) y no acabar suponiendo un lastre para la siguiente generación.

La primera prueba de la presidenta será la semana próxima con el compromiso de presentar “un nuevo Pacto sobre Migración”. “Salvar vidas en el mar- ha dicho- no es una opción. Y aquellos países que cumplen con sus obligaciones legales y morales deben contar con la solidaridad del conjunto de nuestra Unión Europea”. Hay que cambiar la política de asilo modificando el mal acuerdo de Dublín, que obliga a los países fronterizos, como Grecia, Italia o España, a encargarse de inmigrantes y solicitantes de asilo. El discurso íntegro está en https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/es/SPEECH_20_1655

En el ámbito mundial no nos enfrentamos a esta crisis aislándonos, ha dicho von der Leyen. “No partimos de la idea de “Europa primero”, sino en responder cuando se nos necesita”. Y puso el ejemplo de la reunión de mas de cuarenta países para recaudar 16.000 millones y responder a la necesidad de vacunas. “El nacionalismo en la gestión de las vacunas pone vidas en peligro; la cooperación las salva”. Cree en el valor de la cooperación en los organismos internacionales (ONU, O.M.Salud, O.M.Comercio.) y “.la necesidad de revitalizar y reformar el sistema multilateral”. Sin dejar de “conceder un gran valor a la alianza transatlántica”. También se ha comprometido a “presentar ya” un proyecto de ley que permita a los tribunales europeos perseguir a extranjeros acusados de corrupción y violaciones de los derechos humanos, similar a la Ley Magnitsky que Obama consiguió aprobar en 2016 en USA.

Se trata de salir adelante juntos, dijo refiriéndose a la Unión, con una economía humana que nos protege, aporta estabilidad, y crea oportunidades. Y en este ámbito se ha comprometido a presentar una propuesta legislativa para establecer un marco para el salario mínimo. La descoordinación que se ha visto inicialmente con la pandemia no debe repetirse “tenemos que construir una Unión Europea de la Salud mas fuerte”. El Pacto Verde Europeo y la Europa Digital “es nuestro modelo para llevar a cabo la transformación” de nuestro frágil planeta. En 2030 pretende reducir emisiones hasta un 55%; y al menos el 37% del presupuesto de recuperación se dedicará al Pacto Verde. Otro 20% será para la década digital: datos- industriales-, inteligencia artificial, infraestructuras (5G, 6G, y fibra) fundamentales para revitalizar zonas rurales. La presidenta del Consejo y la presidencia rotatoria de la Alemania de Merkel, hacen “el momento de Europa. El momento en el que Europa debe abrir el camino desde esta fragilidad hacia una nueva vitalidad”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats