Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valentín M. Medina

«Origuela», su pueblo y el mío

Infografía que los espectadores han podido ver en el informativo de À Punt con el erróneo nombre de "Origuela"

Infografía que los espectadores han podido ver en el informativo de À Punt con el erróneo nombre de "Origuela"

La verdad es que a uno le entra mala leche cuando, desde la televisión de todos los valencianos -también los del sur-, se quiere adoctrinar de tal manera que poco importa lo que se haga/diga y sí el fondo del mensaje que se manda. ¡Acojonante, maestro! Hay una máxima de la RAE - creo que con rango de norma - que nos recuerda/dice que los nombres propios - ya sean de pueblos, ciudades o personas - no tienen por qué traducirse, salvo que quien lo haga sea la tele valençiana. En la Vega Baja, y aunque el alcalde covero de Rafal, Manolo Pineda, se empeñe en convencernos de sus bondades, no se habla valenciano, al igual que en otras comarcas más norteñas de la provincia (Villena) o en el Medio Vinalopó (Aspe, Novelda, incluso Elda o Petrel). Otra cosa es la Montaña, donde el castellano es casi testimonial/residual y nadie cuestiona que se hable poco o nada la lengua de Cervantes. Allí (Alcoy, Cocentaina), las dos lenguas cohabitan sin mayores problemas, ¡y no pasa nada!. Pero con ser ramplones/tostonasos/pesaos los defensores del valenciano en la comarca del cono sur alicantino - reivindicación que casi no tiene repercusión entre los vegabajeros -, lo que no es de recibo es que la televisión de todos los valencianos, «À Punt» -antes Canal Nou-, se empeñe en algo que no tiene ni pies ni cabeza. Los oriolanos recordamos la entrevista que, a cuenta de la pasada gota fría, le hicieron a Mío Cid en la tele de Quino I de Morella y Vicente Marzá, la misma que, pese a su corta vida/existencia, arrastra una púa/deuda de «pilotes» y tiene menos seguidores que Leticia Sabater en Uzbekistan, por ejemplo. Esa entrevista saltó a las redes sociales para mofa de propios y extraños. ¡Nunca, como profesional de los medios, he sentido tanta vergüenza!.

El entrevistador -poco listo, nada hábil- se empeñó en preguntar en valenciano mientras que el Señor de Uryula, sin sobresaltarse, aseguraba, una y otra vez, no entender lo que se le interpelaba, pero dejaba claro que no se negaba a responder, siempre y cuando se le preguntase en su lengua materna, la que se habla en la Vega Baja, la misma que utilizaba Miguel Hernández, del que tanto presumen los «progres que se pasean/deambulan por las dependencias palaciegas autonómicas» y de quien aseguran que es «valenciano». ¡Pues no; Miguel era/es oriolano y, creo que - no lo aseguro - no hablaba la lengua del Tirant Lo Blanc (Joanot Martorell). Con ser cortos de mollera, siempre hay quien se empeña en demostrar que la realidad supera la ficción. Ya se sabe que al español - los valencianos, lo mismo que los catalanes, somos españoles, mientras no se diga/demuestre lo contrario - le das una gorra -a ser posible de plato -, una porra y un pito se viene arriba y se cree, como Leonardo DiCaprio en Titanic, «el dueño del mundo».

No es de recibo, por más que nos quieran hacer creer lo contrario, que en un medio de comunicación público, valenciano y autonómico, se llame «Origuela» a Orihuela. Ni siquiera «Origüela», con diéresis, Oriola -que es como se ha dicho hasta ahora- u Oleza - utilizando la denominación usada por Gabriel Miró en el Obispo leproso-, sino «Origuela». En «À Punt», que debe traducirse como «A Punto» o algo así, parece que todo está permitido y nadie pide disculpas por los errores que se cometen, que no son pocos. Lo lamentable sería que, ni desde el gobierno valenciano ni desde el consejo de administración de la tele pública valenciana, no se haya pedido disculpas al pueblo de Orihuela. Más lamentable sería que los representantes de los oriolanos no hubieran presentado una queja formal ante los responsables del ente público, porque llamar «Origuela» a la Muy Noble, Leal y Siempre Fiel es un insulto/menosprecio a una ciudad que merece el mismo respeto/trato que la que más de la Comunidad Valenciana pese a que su seña de identidad sea no hablar valenciano. ¡Pineda, hombre, tú que defiendes los intereses de la Vega Baja en el Cap y Casal, haz algo!

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats