Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Esquivel

Tiene que llover

Francisco Esquivel

Ya está aquí el lejano oeste

Joe Biden campaigns in Iowa

Joe Biden campaigns in Iowa

Según la última actualización que tengo delante de la proyección de resultados que ofrece The Economist cuando la mayoría se alcanza con los 270, Biden obtendría 320 votos electores frente a los 164 del menda lerenda. Con el 94% para el demócrata y el 5% para el otro, los porcentajes que representan la probabilidad de ganar de cada candidato entraña que, de cada diez ocasiones que se celebrasen los comicios, Trump ganaría una vez y, su contrincante, casi nueve. No puedo evitarlo: esos horizontes lejanos, miedo dan.

  Y para acrecentarlo, el departamento de Comercio ofreció los datos de la economía estadounidense donde se recoge un crecimiento del 33,1% del pib en el tercer trimestre convirtiéndose en una marca histórica no registrada desde la Segunda Guerra Mundial. Dios mío. Determinados analistas se esfuerzan en quitarle valor con que si la bifurcación entre consumo de bienes y servicios no es sostenible y que si las estimaciones para el cuarto son otra cosa, mariposa, dejando entrever sus reservas a que el repunte sea suficiente para condicionar las presidenciales. Ya.

En una vídeo, el aspirante se dirigió al oponente llamándolo George por aquí y George por allá, con su mujer poniendo cara de circunstancias a la nueva traición de la memoria. A mi también me sacude y no recuerdo a quién leí hace poco que lo único malo de vivir en Nueva York es que estás en Estados Unidos. Allá los indios fueron los últimos en poder votar. No lo hicieron hasta 1962 y el jefe de la Navajo Nation participó cerca de una de las reservas de nativos más grande por Arizona en un mitin a favor... de Donald, claro.

La América profunda es de armas tomar y, en la residencia presidencial, percute hasta el extremo de requerir desmontar por completo los espacios interiores en época de Truman con quien se compara el actual. De romper los pronósticos, a saber lo que nos aguarda en la Casa Blanca. Solo pensar en el pedazo de mortero y en que el estucado precisa de reacción química, seguro que no se inclina por el gotelé.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats