Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercedes Gallego

Por qué le llaman amor...

Al grito de «libertad» y bajo una pancarta donde podía leerse «Basta ya», una treintena de jóvenes, cada uno de su padre y de su madre y con unos posicionamientos ideológicos, quien lo tiene, que abarcan todo el espectro político, decidieron jugar a truco o trato con la Policía. Al igual que habrían hecho en una noche de Halloween sin covid, se citaron a través de las redes en la principal arteria de Alicante, emulando lo que más jóvenes hicieron en otras ciudades del país, dispuestos a montarse la fiesta por su cuenta antes de que, como Cenicienta, tuvieran que volver a casa a medianoche. Solo que no era porque la carroza se acabara transformando en calabaza sino por el imperativo de un toque de queda que se negaban a cumplir. Jóvenes que si bien no tardaron en poner pies en polvorosa en cuanto se toparon con un dispositivo policial que probablemente no esperaban, no tuvieron problema en incendiar contenedores o lanzar objetos a los agentes, entre ellos una llave inglesa, que solo la suerte hizo que no tuviera consecuencia fatales. ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?, reza el título de una comedia de Gómez Pereira sobre la relación entre dos actores porno. ¿Por qué se hacen pasar por negacionistas, antisistema y sus derivados cuando solo buscan bronca?, podría titularse este vodevil que, pese al peligro que encierran las acciones y quienes las alientan, ojalá no acabe en drama.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats