Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Tapia

Cataluña: ¿será posible pactar?

El 36% de los votantes de JpC y el 47% de los de ERC cree que el procés acabará en un pacto para más autogobierno

Coronavirus.- El nuevo estado de alarma no afectará a las elecciones en Cataluña

Coronavirus.- El nuevo estado de alarma no afectará a las elecciones en Cataluña

El 14 de febrero, día de San Valentín y si la pandemia lo permite, habrá elecciones en Cataluña. Volverán a ser a cara de perro entre independentistas y constitucionalistas. O entre separatistas y unionistas. E incluso dentro de cada campo: JpC contra ERC. C´s contra el PSC. Vox contra el PP. Habrá mucho, mucho ruido.

Pero… Esta semana he escrudiñado tres encuestas distintas: la del CIs de noviembre con un apéndice sobre Cataluña, la trimestral del CEO (el CIS de la Generalitat) y la anual del Institut de Ciencies Politiques i Socials (ICPS) de la Diputación barcelonesa. Las tres son diferentes, pero tienen puntos casi coincidentes. Y la conclusión es que Cataluña está iniciando el camino tanto hacia un pacto interno como a un acuerdo, o arreglo, con España. Será un camino difícil pero los ciudadanos –todavía no los partidos– han dado el primer paso. 

La independencia es un asunto candente que divide a los ciudadanos. Según el CIS, en Cataluña la independencia es el primer problema (35%) seguido por la crisis (32%) y la pandemia (24%). En el conjunto de España las cosas son distintas. El principal problema es el coronavirus (44%) seguido de la crisis (43%) y el paro (24%). A tomar nota. El sondeo del ICPS dice que al 69% de los catalanes la independencia (a favor o en contra) le preocupa mucho. Y el 76% cree que será lo más importante a la hora de votar.

La independencia es clave. Pero sobre ella el acuerdo interno parece imposible. Según el ICPS un 38,1% de los catalanes creen que Cataluña debería ser independiente, porcentaje que curiosamente es algo menor (34,1%) para el CEO de la Generalitat. Y cuando la pregunta se hace binaria, si o no, el resultado del ICPS es de 42% a favor y de 51% en contra. Y para el CEO, que lo pregunta desde hace años, el resultado de este mes es de 44% a favor frente a 49% en contra. Una diferencia de cinco puntos.

Cierto que algunas encuestas anteriores del CEO habían dado mayorías independentistas (48% contra 44% en abril del 2018) pero las ventajas a favor o en contra son siempre escasas, lo que hace difícil un referéndum útil y practicable. Al día siguiente los perdedores exigirían de inmediato una nueva consulta. Y además los dos grandes partidos españoles (uno de ellos preside siempre el Gobierno) son contrarios. 

Si la independencia divide a los catalanes casi a partes iguales y el referéndum puede ser una aplaudida reivindicación, pero no la efectiva solución, ¿qué salida queda?

Los partidos independentistas no lo admiten todavía, pero la mayoría de los votantes sí parecen convencidos, o resignados, a una solución pactada, a un arreglo. Queda claro en la encuesta del ICPS. A un importante 31,9%, porcentaje algo menor que en años anteriores, le gustaría que el procés acabara en la independencia, aunque el 45,2% prefiere un pacto. Pero cuando se pregunta no por el deseo sino por cómo creen que realmente acabará el procés, los de la independencia bajan del citado 31,9% a sólo el 9,1%.

Lo más relevante es la contestación en función del recuerdo de voto. Al 73% de los que votaron JpC (Puigdemont) les gustaría que se llegará a la independencia, pero sólo lo creen factible el 26,1% mientras el 36% (diez puntos más) cree que habrá un acuerdo con el Estado para tener más autogobierno. Vamos a ERC: el 64,5% desean la independencia, pero el 47,2% creen que todo acabará en un pacto de mas autogobierno contra sólo el 13,3% que apuestan por el estado propio. Y lo mismo hasta en las CUP: el 69% desea la independencia, pero el 41,4% frente al 26% creen que se acabará en pacto.

Lo mas notable es que en la apuesta por el pacto para más autogobierno coinciden la mayoría de los votantes de todos los partidos, desde el PP a las CUP. La única excepción es la de los de C´s, donde el 40,6% cree que el procés fracasará directamente y el 34,4% está por el pacto.

Soberanistas o constitucionalistas, los electores creen que habrá que renunciar a las esencias –independencia o “statu quo”–, para alcanzar un acuerdo, que no será fácil, en el que España abra la vía a un mayor autogobierno. El mayor apoyo hacia ese rumbo se da en el PSC (59,1%) y en los comunes (53,2) y el menor –aparte de C´s– en JpC (36%).

Si los electores así lo confiesan, lo razonable es que los partidos –pasada la siempre excitante fiebre electoral– lo acaben asumiendo. El proverbio dice que “más vale un mal pacto que un buen pleito”, que además ha paralizado a Cataluña (y a España) desde hace ya demasiados años. 

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats