Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos González

Carlos González

Alcalde de Elche

Una lacra que tenemos que parar

Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer

Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer

Hay estadísticas que revelan lo mejor del ser humano, sobre todo aquellas relacionadas con nuestro espíritu solidario de ayuda social, como así hemos demostrado durante los primeros meses de la pandemia. Pero hay otras que destapan la peor cara de la sociedad, la que nos hace sentir rabia, vergüenza, frustración e indignación. Los casos de violencia de género aglutinan todas estas reacciones que nos generan impotencia y nos abren el interrogante de la sinrazón.

Hoy, 25 de noviembre, es el Día Internacional contra la Violencia de Género, y, lamentablemente, la estadística no nos presenta un panorama halagüeño: en lo que llevamos de año han muerto en España 40 mujeres a manos de sus parejas o exparejas. La información que nos facilita el Gobierno de España, a través del Ministerio de Igualdad, revela que desde 2003, año en que comienzan a registrarse los datos de violencia de género, han muerto en España 1.073 mujeres, más muertes que en cinco décadas de terrorismo. De los 40 casos contabilizados este año, 5 de ellos se han producido en la Comunidad Valenciana, y en concreto uno en la provincia de Alicante, en la localidad de Moraira. Y en esta estadística, hay una realidad que debe hacernos pensar en la naturaleza compleja de este fenómeno: en el 85% de los casos mortales por violencia de género no existía denuncia previa de la víctima, y en el 77% de los casos, el agresor es la pareja conviviente.

Pero la frialdad de los datos no puede hacernos olvidar que estos casos no son únicamente números para elaborar una tabla estadística. Son mujeres, y en algunos casos también sus hijos, con nombres y apellidos, que tenían toda una vida por delante, con sueños por cumplir y retos que superar. No…, no son números, son personas que merecen nuestro respeto y nuestro recuerdo.

La primera víctima en el mes de enero fue Mónica, de 28 años, y su hija Ciara de tan sólo 3 años. A ellas les siguieron Olga, Judith, Liliana, Mª Concepción, Manuela, Rosa, Lorena, Clara, Ana Mª, Alina, Mª del Mar, Manuela, Concepción, Mónica, Miren y su hija Paula de 24 años, Karina, Annick, Josefa, Mª Belén y sus dos hijos de 12 y 17 años, Madalina, Gloria, Carolina, Lillemor Christina, Teresa, Ana, Alina, Rosalía, Nancy, Yesica, Salona, Eugenia, Susana, Lina y otras cuatro mujeres más cuyos nombres no han trascendido. Enumeración terrible, en la que se cita a seres humanos como nosotros, a mujeres como nuestras madres, hijas, hermanas o parejas.

El Sistema de Seguimiento Integral en los casos de violencia de género (Sistema VIOGÉN) del Ministerio del Interior nos presenta una realidad tremenda: hasta octubre de este año, hay en España 63.944 casos activos de violencia de género, 9.900 de ellos en la Comunidad Valenciana, de los que 3.972 casos corresponden a la provincia de Alicante. Además, de los registros de nuestra provincia, 329 casos presentan menores en situación de vulnerabilidad, y en 30 casos hay menores en situación de alto riesgo.

Esta es una lacra que tenemos que parar. Nos lleva a recapacitar sobre el tipo de sociedad en la que vivimos y en la tremenda injusticia y el miedo en que muchas mujeres viven a diario. Cuando debatimos sobre el modelo de ciudad que queremos para los próximos años y elaboramos diseños de desarrollo social, económico, cultural y de convivencia, no podemos obviar la gran asignatura pendiente que tenemos con la violencia machista contra las mujeres.

Por eso Elche es una ciudad totalmente volcada con los derechos sociales en general, y con la lucha contra la violencia machista en particular. Desde la pasada legislatura viene funcionando la Casa de la Dona, ubicada en la Plaza de Barcelona, pero muy próximamente inauguraremos el nuevo Centro de Atención Integral a la Mujer, en Altabix, que la Consellería de Igualdad va a poner en marcha con una inversión de 700.000 euros, habilitando con ello el servicio de asistencia 24 horas para las mujeres que sufren violencia de género.

Pero el esfuerzo para vencer esta injusticia debe ser colectivo. Se equivocan aquellos que piensa que la violencia de género es un asunto de las mujeres. No lo es. Es un problema que atañe fundamentalmente a los hombres, a su educación machista y a su concepto patrimonial de la mujer. Las mujeres son las víctimas de ese problema. El educador estadounidense Jackson Katz lo ha reflejado perfectamente en su programa didáctico “Mentors in Violence Prevention”, diseñado para el ejército de EE.UU. y para clubes deportivos, al constatar que “calificar a la violencia de género como un asunto de mujeres es parte del problema. Da a una enorme cantidad de hombres la excusa perfecta para no prestar atención”.

Los hombres, en sentido genérico, tenemos una asignatura pendiente con nosotros mismos como seres sociales, y tenemos que hacer un esfuerzo pedagógico con nuestros hijos para educarles en valores de igualdad y dignidad, no en clave de competencia, poder y dominación. La sociedad del futuro será igualitaria o será una selva, y, entre todos, debemos construir un escenario psicosocial de relaciones en planos de igualdad y respeto. Debemos acabar con el miedo, porque, precisamente, ese sentimiento es el que subyace en el fondo de esta lacra. Lo dejó escrito el periodista uruguayo Eduardo Galeano cuando decía que “el miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo”.

Una sociedad sana, con futuro, ha de implicarse en su conjunto para solucionar los problemas que arrastra. Las instituciones, los colectivos y los ciudadanos a título individual, debemos afrontar el problema de la violencia de género desde la raíz. Debemos hacer ver a la sociedad en general, y a las mujeres en particular que pedir ayuda cuando se necesita no es un síntoma de debilidad, sino de racionalidad y de fortaleza social. No estáis solas…, las instituciones y la inmensa mayoría de los ciudadanos de bien estamos con vosotras.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats