Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fulgencio J. Cerdán

Fulgencio J. Cerdán

Alcalde de Villena

Reconstruir en pandemia

Un enfermo de coronavirus en un hospital.

Un enfermo de coronavirus en un hospital.

El cambio de año no nos va a servir para dar por superada la situación que venimos sufriendo. La vuelta de la última página del almanaque no es suficiente para frenar los efectos de la pandemia y los síntomas que genera en la economía y en la vida de las personas. No, el problema no era el 2020, sino una situación sanitaria que aun debemos de controlar, una crisis económica a la que debemos enfrentarnos y unos efectos sociales sobre los que debemos dar respuesta.

Unos efectos sociales que son la suma del sufrimiento y las incertidumbres a título individual de miles de personas. Unos efectos sociales que tienen nombres y apellidos, que tienen anhelos, sueños, ilusiones y, también, necesidades, dudas y temores a su presente inmediato y sobre su futuro próximo.

Personalizar esos efectos sociales que genera la Covid-19 y la crisis económica, ambas a la vez, es la capacidad que tienen todos los alcaldes y alcaldesas que intentan desde su ámbito de actuación poner soluciones concretas. La política municipal, la local de toda la vida, es la que pone rostro y lágrimas a los efectos socio-económicos de esta crisis. Esta situación es la que determina la planificación de este año 2021, que sin lugar a dudas debe ser el año de la reconstrucción. Una planificación que debe ser individual, cada uno ceñido a su municipio, pero también supramunicipal, aprovechando los recursos de instituciones como la Diputación Provincial y la Generalitat para encontrar soluciones comunes. Si algo nos ha enseñado la Covid-19 es que las soluciones deben ser compartidas, que el futuro de cada uno de nosotros es la suma del conjunto de la sociedad; que de esta endiablada situación sólo hay una manera de salir, que no es otra que juntos.

En este sentido, la ciudad de Villena es consciente del reto que tiene por delante durante este año. Y el equipo de Gobierno municipal es realista en la medida que sabe cuáles son sus recursos, dónde debe buscar la ayuda y qué prioridades debe atender primero. Y quiere hacerlo junto a las fuerzas sociales, entidades ciudadanas y colectivos vecinales de la ciudad.

En esta línea hemos dispuesto unos presupuestos de 2021 que serán presentados para su aprobación en breve. Y que entiende que el sostenimiento de los servicios públicos y el mantenimiento de la calidad de los mismos es esencial. Más público y mejores servicios. Pero sin olvidar que este desarrollo debe contar con todos, también con la iniciativa privada, constituida como motor esencial de las sociedades actuales que debe ser atendida en sus necesidades y ayudada en sus premuras. El desarrollo económico debe ser - y lo es – una de las señas de identidad de la acción de gobierno en el Ayuntamiento de Villena. Las empresas, los negocios, los autónomos deben recibir todo el apoyo posible para sostener su actividad y los puestos de trabajo que de ellos dependen.

Entendemos que en esta línea debemos trabajar. En este sentido, se ha configurado los proyectos que arrancarán dentro de escasas semanas como las obras de desarrollo de la calle de Rosalía de Castro, que supone la supresión de un paso a nivel ferroviario, y que conectará la ciudad de una manera segura y moderna. Unas obras que también arrancarán como las previstas en la siguiente fase del Centro Comercial del Área Urbana de Villena que pretende actualizar nuestra ciudad como ciudad de compras para el entorno del Alto Vinalopó y las zonas limítrofes de Albacete y Murcia. Una serie de actuaciones que vendrán acompañadas de la reactivación de las obras del Palacio Consistorial o el inicio de construcción del nuevo parque de bomberos.

Pero estas obras, que pueden impulsar y dinamizar la ciudad y sus servicios, no son suficiente. Villena debe seguir apostando por su política de ayudas sociales, no para que nadie se quede atrás, sino para todos podamos salir adelante. Debe impulsar sus políticas en educación, cultura, patrimonio, juventud y deporte, como áreas estratégicas y baluarte de la construcción de una sociedad en igualdad de oportunidades, socialmente justa y equitativa. Además, de seguir trabajando en tres señas de identidad de Villena: las políticas de movilidad urbana y sostenibilidad, el fomento de nuestra rica agricultura, así como en el desarrollo de un modelo de turismo de interior rico, con capacidad de atracción de nuevas oportunidades de actividad y empleo.

El 2021 está lleno de retos. Está lleno de oportunidades. Hemos demostrado en Villena la capacidad de trabajar de manera conjunta, unida, en nuestras diferencias y en nuestras coincidencias. Sabedores de que por encima de todo, hay un objetivo común. Que se llama Villena, que tiene nombres y apellidos, que son hombres y mujeres, que viven, sienten y aman esta ciudad. Cada uno de ellos se merecen todos y cada uno de nuestros esfuerzos. Y los vamos a hacer, juntos. 

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats