Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

Billete de vuelta

Francisco García

Alarma sin estado

La ausencia de mando único contra el covid

El rey Felipe VI

El rey Felipe VI

A los reyes de taifas se les acaban los proyectiles para hacer diana en el virus: las balas de cañón, la metralla del tambor, el pedernal de la honda y hasta la china del gomeru, que cada cual recurre al armamento que le queda a su arsenal. La mayoría ya no dispone de munición en la recámara, de ahí el llamamiento de los prebostes autonómicos, que crece día a día, a decretar un nuevo confinamiento, decisión que corresponde en exclusiva al Gobierno, el único capacitado para imponer las medidas más drásticas.

Varias regiones, entre ellas Asturias, han pedido permiso para confinar, volver a la casilla más indeseada del último año, el encierro colectivo, sin duda la medida más efectiva para frenar los contagios. Tan efectiva que ya lo era en la Edad Media, cuando no había ni democracia ni vacunas.

Mal asunto que se apele de continuo al estado de alarma y que a la vista del alarmismo haya desaparecido el Estado. Porque desde hace meses, desde el verano, la batalla contra la pandemia se lleva a cabo exenta de generalato, en ausencia de mando único.

Cada territorio ha hecho la guerra por su cuenta, sin ánimo ni estrategia de país, con cartuchos del ejército de Pancho Villa. Y Sánchez, como el Capitán Araña, embarca al país en un periplo interminable por el proceloso océano de la pandemia en patera y se queda en tierra, como el coronel Rada de los “Episodios Nacionales” de Galdós. Y que cada presidente autonómico gobierne como pueda la galerna.

Escriben plumas malignas de lengua viperina que el Gobierno rechaza acceder a un nuevo confinamiento para no retrasar las elecciones en Cataluña –como reclama, con éxito, todo el espectro político catalán salvo los socialistas– y perder la ventaja del “efecto Illa”. Puede que lo que ocurra en realidad es que no hay Gobierno, ni acuerdos de Consejo de Ministros, sino ministros sin consejo y sin acuerdo en el precio de la luz, la reforma laboral, el salario mínimo o la Corona.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats