Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Esquivel

Historias para no dormir

Hospital General de Elche

Hospital General de Elche

Lo último de lo que me empapo antes de despedir el día viene de boca de la autoridad sanitaria que reconoce una transmisión comunitaria del virus «generalizada y sin control». A ello se suma la visión de uno de nuestros intensivistas que se descuelga con que «no le vemos salida al túnel, estamos fatal y en las próximas semanas vamos a empeorar». Atiborrado de cifras espeluznantes enfilo la cama. A ver quién es el guapo que duerme.

No soy el guapo. Dentro del marasmo, la eco programada para el lunes quedó suspendida y la cita con el especialista reconvertida en telefónica. Lo que en otra vida habría supuesto un respiro, hoy se transforma en mayor inquietud. La ración anticoagulante se ha extinguido y la experiencia que arrastro con las llamadas de control no es la mejor. Cualquiera no lo comprende estando las instalaciones como están, pero eso no quita para que uno piense en cuánta gente de pronóstico reservado habrá sin poder ser atendida como dios manda... Yo, que no debo ser uno de los casos flagrantes, siento en plena madrugada una presión en el pecho de esas que, a los hipocondríacos, nos sumerge en una realidad paralela. Tanto es así que, tras dar el Times que los juegos previstos para este verano en Japón quedaban aplazados hasta 2032, creo escuchar la voz de Juan Antonio Samaranch por lo que un frío recorre el cuerpo entre las sábanas. Y sí, resulta que el que sale al paso es el hijo de su padre en la radio medio encendida, por lo que estoy deseando levantarme para poder respirar.

Ya de pie intento reponerme de la mano del filósofo Javier Gomá quien apunta que la pandemia nos ha mostrado el significado profundo de las señales de tráfico que advierten de que «usted no tiene prioridad». Y concluye con que «el quid de la moralidad no descansa en ser libres, como antes, sino en ser-libre-juntos». A otro espíritu es al que se aferra el dirigente del Coi al enfatizar que «vamos a intentar celebrar los juegos a toda costa». No sé. Para medallas tampoco es que estemos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats