30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Balibrea

El mundo por de dentro

Antonio Balibrea

El virus de la desigualdad y el olvido

Pobreza.

Pobreza.

 “Se ha comparado el covid-19 con una radiografía que ha revelado fracturas en el frágil esqueleto de las sociedades que hemos construido y que por doquier está sacando a la luz falacias y falsedades: la mentira de que los mercados libres pueden proporcionar asistencia sanitaria para todos; la ficción de que el trabajo de cuidados no remunerados no es trabajo; el engaño de que vivimos en un mundo post racista; el mito de que todos estamos en el mismo barco. pues si bien todos flotamos en el mismo mar, está claro que algunos navegan en súper yates mientras otros se aferran a desechos flotantes”. con estas palabras el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres introduce el Informe diario.2018

“El virus de la desigualdad”, publicado el pasado lunes, sobre los efectos que la pandemia ha tenido en el mundo, y en particular entre los más pobres.

El informe tiene un resumen que sirve de introducción. Un primer capítulo en que subraya la creciente brecha entre ricos y pobres. El segundo analiza como el virus ha puesto de manifiesto la fragilidad de los, ya de por sí, débiles sistemas de protección social y de igualdad. Por último, se refiere a la necesidad y a la posibilidad de una agenda transformadora que los gobiernos podrían emprender, que permitiría que las personas más pobres volvieran a la situación anterior a la crisis en un periodo de tres años como máximo, en lugar de tardar más de una década.

“Es muy probable que esta pandemia pase a la historia como la primera vez en que la desigualdad se ha incrementado al mismo tiempo en prácticamente todos los países del mundo”, subraya Oxfam en su análisis. A nivel mundial las mujeres están sobrerrepresentadas en los sectores económicos más afectados por la pandemia. Es probable o muy probable que la desigualdad de género aumente, y la mayoría de los economistas piensan lo mismo respecto a la desigualdad racial. El informe arroja datos espectaculares, y brinda titulares estremecedores: por ejemplo, que el incremento de la fortuna de los diez mil millonarios más ricos del mundo desde el inicio de la crisis, bastaría para evitar que nadie cayese en la pobreza a causa de la pandemia, y para financiar una vacuna universal contra la COVID-19. Se ha retrocedido en buena parte de lo conseguido en los objetivos del Milenio de la ONU.

La pandemia ha puesto al descubierto las peores consecuencias del abandono crónico que sufren los sistemas de salud públicos que impide que tengan capacidad para realizar pruebas, rastrear, dar seguimiento y contener la propagación de la enfermedad, y proporcionar una atención médica adecuada a quienes la necesiten. "Existe el riesgo de que los países y personas más ricos y poderosos acaparen las vacunas que resulten efectivas. Unos países en que tan solo vive el 14 % de la población mundial, han comprado más de la mitad del suministro de las principales vacunas".

En 2020 más de ciento ochenta países cerraron temporalmente sus centros educativos, en el peor momento, mil setecientos millones de estudiantes dejaron de poder ir a la escuela. En los países más pobres los niños perdieron cuatro meses de escolarización frente a las 6 semanas en el caso de los países de renta alta.

La actuación de los gobiernos puede paliar el daño de la pandemia -dice el informe- especialmente en los países más pobres. También la de los gobiernos municipales, añado. Alicante llegó a presupuestar hasta un millón de euros en el capítulo de Cooperación Internacional - siendo Díaz Alperi (PP) alcalde, y Sánchez Zaplana concejala de Acción Social-, suponía casi el 0,40% del presupuesto municipal. Con la crisis de 2009 se redujo hasta entre el 0’19 y el 0,15, esto es entre 350 y 423.000 € anuales el último año. El presupuesto municipal que ahora se aprueba recorta el de cooperación internacional con los países menos desarrollados hasta límites desconocidos y lo deja en 248.000 €, el 0’09 %. Y no será porque hayan aumentado el presupuesto en Acción Social -ver sosacciónsocial en facebook- que está dando citas para octubre, y todavía los esperan en la zona norte. El alcalde Barcala se ha olvidado de su compromiso firmado, con todos los grupos –

cuando gobernaba el PSOE-, de subir el presupuesto de cooperación hasta el 0’70%. Lo ha dejado en el 0’09. Serán las secuelas del virus, igual afecta a la memoria. Vale.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats