Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pativel, otro plan sin Informe de Impacto de Género

Vistas de Calp desde el Peñón, municipio en el que el Pativel incrementa la protección de suelo. | HÉCTOR FUENTES

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana sala de lo Contencioso-Administrativo sección primera en su sentencia número 46 y en sus Fundamentos de Derecho, concretamente en el séptimo, dice que “alega también la actora la omisión en el expediente del Pativel de los preceptivos informes en materia de género, familia e infancia”.

Siendo este uno de los motivos añadidos para dictar su fallo: “Declarar nulo el mencionado decreto autonómico, por ser contrario a derecho”. Así el fallo en su punto primero dice más en detalle: –La sentencia mayoritaria anula el Pativel por tres motivos (fundamento de derecho sexto y siguientes):

  1. Falta de estudio de viabilidad y sostenibilidad económica.
  2. Omisión de los preceptivos informes en materia de género, familia e infancia.
  3. No se ha sometido a una verdadera evaluación ambiental y territorial estratégica, habiéndose omitido la evaluación de las distintas alternativas posibles.

Y en el tercero, vuelve a recalcar que “Se han omitido los informes de género, infancia, adolescencia y familia”.

Con esto se ha visto que en todo el territorio nacional se suceden diversas sentencias de los tribunales en los últimos dos años en las que se hace mención a la carencia del Informe de Impacto de Género en los distintos planeamientos urbanísticos y de medio ambiente al considerar que estos planes han sido aprobados sin contar con un informe de impacto de género, por aplicación a la ley estatal.

El principio de igualdad de trato es un principio recogido en la legislación internacional y nacional y ya debe inspirar la nueva concepción del desarrollo urbano.

Ya en la Declaración Universal de Derechos Humanos en su artículo 1 dice: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. Y en el artículo 2 ya declara: Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. ... Así como el Pacto Europeo por la Igualdad de Género (2011-2020) que insta a los Estados miembros y a la Unión Europea a tomar medidas para cerrar brechas de género en todos los aspectos recurrentes.

También nuestra Constitución en su artículo 14 recoge el derecho a la igualdad y a la no discriminación por razón de sexo, obligando a los poderes públicos a promover la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos, removiendo los obstáculos que obstaculicen su plenitud la participación de todos en todas las tareas que incumba a la sociedad.

Por tanto, en el urbanismo se deben estudiar cuales son los obstáculos que impiden el disfrute y uso pleno de la población de los espacios diseñados.

En el desarrollo urbano y desde la perspectiva de género se debe tener en cuenta el estudio y detalle de los valores que ha de perseguir la planificación de la ciudad. Se entiende que el género, en el ámbito urbanístico, tiene como objeto la creación de espacios y ordenación urbana adecuados para hacer más fácil la vida cotidiana a todos sin distinción de sexo. Para lo que se deben crear unos espacios y entornos más seguros y agradables para el encuentro.

Hay varios conceptos que se deben tener en cuenta a la hora de planificar una ciudad teniendo presente el Impacto de Género, tales como el Modelo de Ciudad; la Percepción de Seguridad; los Espacios Públicos y Accesibilidad; la Movilidad; la Vivienda; la Representatividad y Señalización Urbana; y por descontado la Participación Ciudadana.

Nos preguntamos cuantos planes más se van a presentar sin Impacto de Género para su desarrollo urbanístico. Es imprescindible tener presente la necesidad espacial y urbana de favorecer el compatibilizar el trabajo con las tareas reproductivas y de cuidado en tiempos mínimos y con un confort y seguridad suficiente. Al tiempo que se debe disponer de un diseño de los espacios públicos de un modo inclusivo teniendo en cuenta las necesidades a distintas edades.

Por descontado, se hace referencia a la representatividad y señalización urbana que tan visible es por todos, se supone que se debe tomar en consideración por igual el nombre de mujeres y de hombres en la nomenclatura de las calles siendo estas personas relevantes para la ciudad por su condición profesional, social o personal. O también, si la señalización tiene figuras, por igual, masculinas y/o femeninas, y por descontado, con la misma connotación.

Pero este punto final de señalización es más fácil de discernir por todos y el que más llega a la ciudadanía por ser los más visible. No obstante, creo que es más importante incidir en el concepto/idea de modelo de ciudad y de los valores de esta a la hora de realizar los informes de Impacto de Género por ser una imagen crucial en el desarrollo urbanístico de la ciudad.

*María Amparo Ortí Lucas es Licenciada en Geografía e Historia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats