Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Balibrea

Ponerle el cascabel al gato

Facebook levanta el bloqueo de la publicación de noticias en Australia

Facebook levanta el bloqueo de la publicación de noticias en Australia

La solución a la crisis de la prensa en España nos llega casi desde las antípodas. La libertad de prensa está amenazada y como proclamaban las Asociaciones de Periodistas: “Sin periodismo no hay democracia”. El origen de los males estaba diagnosticado, y los efectos los están sufriendo mis colegas más jóvenes que se han quedado sin trabajo, y el número de periodistas en activo se ha reducido. Hoy día el problema ya no es sólo de los periodistas, es también de las empresas periodísticas. No estoy haciendo, aunque sería legítima, una defensa corporativa; sino de los lectores, y de los ciudadanos que vemos peligrar la libertad de expresión, de publicación, y de difusión, y por lo tanto la democracia. La solución viene de las antípodas geográficas, y también de las antípodas políticas. El gobierno de Australia es liberal, pero ha puesto en marcha una ley para que las grandes tecnológicas paguen a los medios locales por la publicación de sus contenidos periodísticos.

Hace un mes señalábamos en esta misma página la necesidad de regular las redes sociales, capaces de censurar al mismísimo presidente de Estados Unidos. Estaban, dijimos, en el origen de los problemas de las empresas periodísticas “las redes las controlan “pescadores” sin regulación, sin impuestos, y ejerciendo una competencia desleal”. Esta situación está en el origen de los despidos de periodistas y de la crisis de los medios tradicionales.

Mientras Europa está buscando la forma de proteger los derechos de autor y de regular el uso que Google, Facebook o las otras tecnológicas, hacen de los datos de sus clientes –o sea, nosotros- lo que les proporciona grandes beneficios; fiscales de Estados Unidos han promovido investigaciones antimonopolio en contra de algunas de estas multinacionales que están siendo acusadas de volverse dominantes. INFORMACIÓN (25-II-2021) notificaba que Australia había aprobado esta semana la ley de pagos por contenidos periodísticos, la primera del mundo. El gobierno australiano quiere limitar la reproducción que las tecnológicas hacen de las noticias de los medios. Elaborada a raíz de las investigaciones de la Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC) que certificó el desequilibrio en los ingresos publicitarios entre las compañías tecnológicas y los medios de comunicación australianos.

Comprobaron que más de la mitad de los australianos utilizan las redes sociales como fuentes de noticias. Según la ACCC mientras los medios enfrentan una prolongada caída de los ingresos por publicidad en Australia por cada 100 $ que se gastan Google se queda con 53, Facebook con 28. Las ganancias de Google ya en 2019 alcanzaban 160 mil millones y este año de pandemia han vuelto a subir. Tanto Facebook cómo Google amenazaron con retirar los enlaces de noticias en la red social en Australia a raíz del proyecto del gobierno del liberal Scott Morrison. Facebook intentó que los usuarios australianos no pudieran compartir o ver noticias en la plataforma "con el corazón entristecido", dijeron; Google había amenazado con lo mismo; mientras, Microsoft apoyó la propuesta de ley reconociendo que la ley “intenta razonablemente abordar el desequilibrio del poder de negociación entre las plataformas digitales y las empresas de noticias”. La norma aprobada exige a las empresas de tecnología que paguen por el contenido de los medios. Ahora han dado marcha atrás y ofrecen unos 900 millones cada una los próximos tres años. Si las negociaciones fracasan el asunto será arbitrado por la autoridad de Medios y Comunicaciones de Australia, y las multas podrían ser de unos siete millones por incumplimiento, o el 10% de la facturación local de la empresa. El gobierno afirma, según BBC News, que el apoyo financiero es necesario para que la industria de noticias de Australia sobreviva, pues los medios de comunicación fuertes son vistos como vitales para la democracia. También son vitales para News Corp. Australia, del magnate Rupert Murdock -el patrón de José María Aznar-, que ha presionado para que su gobierno obligue a las firmas de Internet a sentarse a la mesa de negociación.

Canadá, Reino Unido, Francia, o la India han mostrado interés, pero ningún gobierno se ha atrevido a ponerle el cascabel al gato. La nueva regulación de la Unión Europea sobre derechos de autor dice que los motores de búsqueda y los agregadores de noticias deberían pagar a los medios de comunicación por los enlaces. Trump ya vetó el impuesto digital. Esperemos que le anuden esta vez el cascabel al gato, aunque se llame Facebook, Google, o Whatsapp. Ya toca.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats