Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Sempere

Unos Goya insólitos

Los "Goya del covid" se celebrarán con incertidumbre y virtualidad.

Los "Goya del covid" se celebrarán con incertidumbre y virtualidad.

Serán unos Goya muy distintos a los que habían previsto Antonio Banderas y María Casado cuando desde su productora televisiva diseñaron la ceremonia desde el Teatro Soho. Eso no significa que vayan a ser peores. Ninguno de los que sigamos esta gala la olvidaremos. Porque las diferencias con las hasta ahora celebradas van a ser enormes. Una cosa es prácticamente segura: será más corta que las anteriores. Otra está por ver: ¿acusará una bajada de audiencia?

Los cinéfilos hemos echado de menos en las fechas previas a la fiesta del cine algo que se había convertido en una tradición televisiva: una edición especial de Versión española que reunía a los directores de las películas nominadas para que charlasen sobre sus películas en las vísperas de la fiesta del cine.

Que no digan que ha sido la pandemia la que ha impedido esta celebración porque el año pasado ya se interrumpió la sana costumbre. ¿Detalles sin importancia? Pues la tienen, y mucha. Son los que aportan señas de identidad a la televisión pública. Los que dan sentido a las campañas de TVE cuando nos dicen eso de que Somos cine. O los que por el contrario hacen que esas campañas queden huecas, desprovistas de todo sentido. Porque qué sentido tendrá que el espacio enseña de nuestro cine emita en vísperas de los Goya La montaña rusa de Emilio Martínez-Lázaro, y una entrevista a su mayor gloria.

Qué menos podíamos pedir que en la medianoche, sin molestar a nadie, se hubiese celebrado un coloquio, o bien con los dos directores y las dos directoras que optan en la categoría de mejor dirección, o bien con los cinco representantes que optan a mejor película. Pero nada se ha hecho. Solamente piececitas de un minuto en los Telediarios; todo superficial, humo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats