Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Esquivel

Catálogo de autor

Tiene que llover

Cholas

Cholas

Yo hice calle con Cholas. Cuando llegué al diario se conocía el territorio y a los clásicos que lo pilotaban como la palma de la mano. Controlaba tanto el patio y sus alrededores que en el trasteo previo de un encuentro le daba tiempo de sobra a fijarse si el pimpollo de acompañante cogía el toro por los cuernos como mandan los cánones, si fijaba los pies con aplomo sobre el terreno y si era capaz de sacarle un buen jugo a la faena. Durante las incursiones por cualquier género, no se le escapaba una. El director tenía la última palabra, pero el filtro para pasar la prueba del nueve estaba en las manos primero de quien revelaba antes que nadie las instantáneas.

Aquel gallego largo que esta semana zarpó al más allá fue exigente siempre con los demás y consigo mismo. Huía de las soluciones cantadas en busca del encuadre que situara de tal modo la acción que el texto se convertía, a veces, en mero subrayado tras el impacto que la imagen proporcionaba al lector ya fuera un escorzo inopinado dentro del área, el gesto de desagrado de uno de esos ejemplares públicos pillado en fuera de juego o el amenazador desbordamiento por San Gabriel del cauce con la cámara en posición firme de disparo haciéndole frente a la fuerza de la naturaleza. A menudo los de la misma filà se quejaban de su suerte, pero la mayoría podía con todo lo que le echaran.

Debí entrarle por el ojo derecho porque desbordó su lado más tierno y, el día que firmé con una mujer rocío de la mañana en el libro de flamantes singladuras, llegó como un invitado más a Guadalest donde dio alas al despegue. A su aire, pergeñó un catálogo en blanco y negro sobre el que deconstruyó el tradicional pastel con el maremoto de los ambientes que se formaron haciendo igual de relevantes a todos los congregados en las escaladas al castillo o en el descenso hacia el Xortà a lo que puso punto y seguido meses después en casa con tal de cincelar un mosaico de estampas celestiales en torno a la criatura recién nacida gracias a las cuales tendremos a Cholas con nosotros para los restos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats