30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Sempere

El teleadicto

Antonio Sempere

En el Satanassa

Imagen de una televisión antigua.

Imagen de una televisión antigua.

Cómo son los encuentros entre la Bolaño y Dino en Merlí, dentro del pub Satanassa. Cada mes trae sus flores, y la muchachada seguramente disfrutará más con las tramas en las que aparecen Pol y sus amigos. Pero los que peinamos canas, los docentes con sexenios a las espaldas, y quienes tienen material suficiente para escribir varios tomos de memorias, disfrutarán como cosacos con cada cara a cara entre la profesora de Filosofía María Bolaño y el propietario del local, el vividor Dino. Grandes María Pujalte y Eusebio Poncela.

El guionista Héctor Lozano los diseñó a su gusto, y se nota que disfrutó con ellos. Con semejantes perfiles se puede gozar mucho. El demiurgo en que se convierte el autor de una serie puede hacer verdaderas maravillas. A diferencia de la vida, casi siempre tan sosa (no hablamos ya de cuando se pone cruel), la ficción cuenta con un recurso infalible.

Tú armas a los personajes con unos diálogos inteligentísimos, a la altura de lo que se espera de Bolaño y Dino, y después, cuando el momento ha quedado en punta, lo dejas ahí, y pasas a otra cosa. La operación es perfecta. Si en la vida pudiésemos operar así sería la felicidad permanente. Terminando siempre en punta. Y manteniéndonos a ese nivel.

Por eso decidí apearme de ella y aferrarme a la ficción. No podía mantener la presión de estar en alto tanto tiempo seguido. Y la única manera de hacer elipsis era desaparecer de escena. Eso de estar con muchos sin estar con nadie y marchar sin despedirse. En los bares, pero también durante la propia existencia.

Bolaño y Dino han tenido vidas intensas, duras. Han pisado fuerte. Pero viéndolas como las muestra Héctor Lozano, con elipsis, dan envidia. Han vivido, no vegetado

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats