Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mariola Sabuco

Mariola Sabuco

Subdirectora de INFORMACIÓN

Derecho y libertad

Imagen de archivo de una playa de Torrevieja llena de gente.

Imagen de archivo de una playa de Torrevieja llena de gente.

Tengo miedo. No me gusta ni sentirlo ni admitirlo, porque una persona libre no debe temer a otros. Me inquieta la avalancha de personas de otras comunidades que llegarán el próximo fin de semana para disfrutar de su segunda residencia en la costa de la provincia de Alicante. En Madrid es fiesta, San Isidro. Se estima, a la baja, que 200.000 visitantes se repartirán por los puntos más destacados del litoral de la Costa Blanca: Calp, Benidorm, Alicante, Santa Pola, Torrevieja. Quieren disfrutar del sol, la playa y la gastronomía. Son bienvenidos. Lo harán ejerciendo su derecho y su libertad, una libertad que acaba donde empieza la mía. Aquí, en la provincia de Alicante en particular y en la Comunidad Valenciana en general, no somos de ese tipo de personas que hacen lo que les da la gana. Somos de natural respetuosos, hospitalarios, responsables y nos educan desde pequeños a tratar de hacer siempre lo que debemos. Está demasiado reciente lo caro que costó el puente del 12 de octubre. Las miles de visitas de personas que venían de otras comunidades en peor situación epidemiológica que la nuestra nos sumió en las peores cifras de contagio y mortandad de la tercera ola de la pandemia de covid en España. Salimos con mucho sacrificio personal, económico y con la pérdida de muchas vidas. Ahora, tenemos la tasa de contagios más baja no solo de España, sino también de Europa: 30 casos por cada 100.000 habitantes. Todos son bienvenidos, aquí cabemos todos, con respeto. Disfruten cumpliendo las normas, porque aún no hemos logrado la vacunación que nos permita la inmunidad de grupo. Hagan lo imposible para que cuando se marchen el lunes, quienes aquí nos quedemos no nos veamos abocados a otro infierno.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats